Ciencia Desde el espacio El clima El tiempo atmosférico

Vista rara y clara de la Patagonia en invierno

En el sur de América meridional, las nubes a menudo gobiernan los cielos. Pero en junio de 2020, solo se dieron los patrones atmosféricos adecuados para proporcionar una vista rara y clara de la Patagonia en la temporada invernal Argentina.

El 26 de junio, cuando el sensor MODIS del satélite Aqua de la NASA adquirió estas imágenes, el cielo estaba despejado en casi en toda la Patagonia, que abarca más de 1 millón de kilómetros cuadrados del extremo sur del continente. La cubierta de nieve es visible desde las laderas occidentales de las montañas de los Andes en Chile hasta las tierras bajas costeras en Argentina.

Imagen de una zona de la Patagonia tomada por el satélite Aqua del 26 de junio de 2020. NASA

Según René Darío Garreaud, profesor de la Universidad de Chile, es inusual ver un área libre de nubes tan extendida sobre la Patagonia. «La última vez que vi una imagen completamente clara fue en febrero de 2019», dijo. En ese momento, durante el verano del hemisferio sur, las cálidas temperaturas estacionales significaban que la nieve y el hielo se limitaban principalmente a la columna vertebral de los Andes y los campos de hielo patagónicos.

La región está típicamente nublada en imágenes satelitales debido al paso de borrascas durante todo el año. El extremo sur del continente se sumerge en un cinturón de vientos predominantes del oeste, a lo largo del cual los sistemas de altas y bajas presiones constantemente derivan hacia el este.

El terreno también realza la nubosidad de la región: cuando los vientos topan con los Andes, el aire húmedo que sopla desde el Océano Pacífico es forzado hacia arriba, donde se enfría y se condensa en nubes.

En junio, el patrón atmosférico habitual se detuvo. Un sistema de altas presiones se instaló sobre el Pasaje Drake, la vía fluvial justo al sur del continente, y trajo cielos despejados a la región más amplia. El sistema meteorológico permaneció fijo durante casi una semana. El fenómeno se conoce como un «bloqueo de altas presiones», llamado así porque bloquea el movimiento típico de las masas de aire. En este caso, los vientos del oeste se vieron obligados a desviarse.

Como resultado del bloqueo, las temperaturas inusualmente frías se extendieron desde la Patagonia hasta Paraguay y Bolivia. Los cielos sin nubes significan que el calor cerca de la superficie terrestre puede escapar más fácilmente al espacio, lo que resulta en temperaturas más frías. Además, los vientos desviados del oeste trajeron aire frío de la Antártida y lo canalizaron hacia el sur de la Patagonia.

Detalle de la zona aludida mostrando lagos patagónicos fríos. NASA

Esas bajas temperaturas mantuvieron la meseta patagónica en Argentina cubierta por la nieve que cayó durante una gran tormenta del 23 al 24 de junio. Partes del sur de los Andes reciben abundantes precipitaciones cada año, que miden más de 500 centímetros. Sin embargo, es menos común ver nevadas tan al este en una parte árida del continente que recibe menos de 30 centímetros de precipitación cada año.

Sin embargo, la irrupción de aire helado no fue suficiente para congelar los profundos lagos al este del campo de hielo (imagen detallada). «Incluso en invierno, las temperaturas del aire en la superficie son generalmente superiores a 0 º C», dijo Garreaud. «Así que el evento frío fue intenso, pero no lo suficiente como para congelar estos lagos». Si no se congela, el color turquesa de los lagos, resultado de la «harina glacial», contrasta aún más con la blanca nieve circundante.

Imágenes de NASA Earth Observatory de Lauren Dauphin, utilizando datos MODIS de NASA EOSDIS / LANCE y GIBS / Worldview. Historia de Kathryn Hansen.

NASA Earth Observatory

Vía: Tiempo (Revista Ram)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *