Fenómenos naturales Volcanes

Un dron capta fascinantes imágenes de la erupción volcánica en Islandia

Un dron capturó imágenes espectaculares de una erupción volcánica en la península de Reykjanes, al suroeste de Islandia, ofreciendo increíbles vistas de cerca de la cima del volcán cuando entró en erupción, fascinando a los usuarios de las redes sociales.

Filmado en una sola toma, la grabación –difundida por los principales medios internacionales- muestra la montaña Fagradals desde abajo antes de que el dron vuele a la cima del volcán mientras entra en erupción.

Las imágenes muestran ríos de lava al rojo vivo que caen por las laderas del volcán en Reykjanes.

Según los informes, el resplandor de la lava se vio desde las afueras de la capital de Islandia, Reikiavik, que se encuentra a unos 32 kilómetros de distancia.

La primera erupción en más de 800 años en ese región despertó el interés de los lugareños, que condujeron lo más cerca que pudieron para observar la increíble vista desde la distancia.

A pocos metros de la lava, miles de curiosos contemplaron hipnotizados el espectáculo de la erupción de un volcán en las laderas del monte Fagradalsfjall, cerca de la capital de Islandia. Los más temerarios cocinaron malvaviscos y asaron salchichas.

Foto: AFP

Se llega al lugar tras hora y media a pie desde una ruta cercana. La erupción, relativamente pequeña y apacible, comenzó el viernes por la noche.

«Es absolutamente espectacular», reconoce Úlvar Kári Jóhannsson, un ingeniero de 21 años que fue el domingo a la zona. «Huele bastante mal, pero lo que más me sorprendió fue el tono del color naranja: mucho más profundo de lo que te imaginas», declaró a la AFP.

La lava mana de una cúpula formando un pequeño valle y se acumula en la cuenca, transformándose poco a poco en negro basalto a medida que se enfría. Los geofísicos estiman que el volcán ya escupió 300.000 metros cúbicos de lava.

«Lo que me llamó la atención sobre todo fue la temperatura: cuando nos acercamos a la lava que se derramaba sobre el suelo, subió 10-15 °C y teníamos la frente roja», explica Émilie Saint-Mleux, una estudiante francesa que estaba con unos amigos.

Vía: https://www.ambito.com/

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *