Ciencia Curiosidades y rarezas Vida animal

Te presentamos a la extraña ave que es macho y hembra a la vez

Investigadores de la Reserva Natural Powdermill en Rector, Pensilvania, detectaron una extraña ave. Se trata de un picogrueso de pecho rosa.

Lo llamativo del ave es que tiene una mancha rosada en el pecho y un “hoyo de ala” rosa y plumas negras en su ala derecha, matices reveladores de los machos. Pero en su lado izquierdo, el pájaro cantor presenta plumaje amarillo y marrón, tonalidades típicas de las hembras.

Annie Lindsay había estado capturando y anillando aves con etiquetas de identificación con sus colegas en la Reserva Natural Powdermill en Rector el 24 de septiembre cuando un compañero de equipo la llamó por su walkie-talkie para alertarla del descubrimiento del ave. Lindsay, quien es gerente del programa de bandas en Powdermill, supo de inmediato lo que estaba mirando: una criatura mitad masculina y mitad femenina conocida como ginandromorfo.

“Fue espectacular. El ave está en su plumaje no reproductivo, por lo que en la primavera, cuando esté en su plumaje reproductivo, será aún más macho y hembra”, dice Lindsay. Los colores del pájaro se volverán aún más vibrantes, y “la línea entre el lado masculino y femenino será aún más obvia”.

Estas aves son raras. Lindsay sólo ha visto otro pájaro similar, pero menos llamativo, hace 15 años, dice.

Los ginandromorfos se encuentran en muchas especies de aves, insectos y crustáceos como cangrejos y langostas. Es probable que esta ave sea el resultado de un evento inusual cuando dos espermatozoides fertilizan un óvulo que tiene dos núcleos en lugar de uno. Luego, el óvulo puede desarrollar cromosomas sexuales masculinos en un lado y cromosomas sexuales femeninos en el otro, lo que finalmente conduce a un ave con un testículo y otras características masculinas en una mitad de su cuerpo y un ovario y otras cualidades femeninas en la otra mitad.

A diferencia de los hermafroditas, que también tienen genitales de ambos sexos, los ginandromorfos son completamente masculinos en un lado del cuerpo y femeninos en el otro.

Los científicos no saben si estas aves se comportan más como machos o hembras, o si pueden reproducirse. El biólogo de UCLA Arthur Arnold estudió un pinzón cebra ginandromorfo que usaba un canto y un comportamiento masculinos para atraer a las hembras. Pero es necesario que se realicen más estudios sobre si el comportamiento relacionado con un sexo es más dominante que el otro en los ginandromorfos, dice. Sin embargo, esta investigación es difícil porque las criaturas son muy raras.

En 64 años de anillado de aves, el Centro de Investigación Aviar de Powdermill ha registrado menos de 10 de estas aves. Después de maravillarse con su nuevo hallazgo en el campo, Lindsay y sus colegas llevaron el picogrueso de pecho rosa ( Pheucticus ludovicianus ) al laboratorio, midieron la envergadura de sus alas y sacaron cuatro plumas para obtener su ADN para estudios futuros. Más tarde, el equipo tomó fotografías y videos de TikTok con el pequeño invitado antes de dejarlo volar en su camino.

Vía: Ecoportal

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *