Piroclasto

Los Súpervolcanes en el mundo

Las erupciones volcánicas son una de las catástrofes naturales más devastadoras e impredecibles. Nunca se sabe con certeza cuándo un volcán podría entrar en erupción. Sí se pueden hacer algunas estimaciones calculando cuál es la frecuencia aproximada de actividad de cada volcán, pero los períodos en geología son tan grandes que no hay información suficiente para establecer un patrón certero de actividad de un volcán.

¿Es posible predecir una erupción volcánica?

Esta pregunta cobra mucha importancia si tenemos en cuenta las devastadoras consecuencias que puede arrastrar la erupción de un volcán. En cierta forma, sí es posible anticipar una erupción. Los vulcanólogos pueden hacerlo si conocen la historia eruptiva del volcán y han instalado el instrumental adecuado para monitorizar los datos que vienen de su interior.

¿Qué zonas del planeta son más propensas a tener sismos y terremotos?

Cuando entre dos bloques de roca se genera una fractura, y los bloques comienzan a moverse, uno en relación al otro, podemos hablar de fuente sísmica o foco del terremoto; el punto inicial de la fractura es llamado hipocentro y puede encontrarse a muchos kilómetros de profundidad. El punto sobre la superficie terrestre, exactamente sobre el hipocentro es llamado epicentro.

La sismóloga que tumbó el viaje al centro de la Tierra de Verne

Inge Lehmann desmontó el mito creado por Julio Verne en Viaje al centro de la Tierra: ni era completamente redonda, ni estaba hueca. Inge Lehmann dedujo que en el centro de nuestro planeta existe una parte sólida dentro de la líquida y con ello desacreditó la teoría de la Tierra hueca, recreada por Julio Verne en 1864 en su obra «Viaje al centro de la Tierra»

10 detalles sobre los sismos que tal vez desconocías

Los sismos son perturbaciones súbitas en el interior de la tierra que dan origen a vibraciones o movimientos del suelo; la causa principal y responsable de la mayoría de los sismos (grandes y pequeños) es la ruptura y fracturamiento de las rocas en las capas más exteriores de la tierra. Como resultado d un proceso gradual de acumulación de energía debido a los fenómenos geológicos que deforman la superficie de la tierra, dando lugar a las grandes cadenas montañosas.