Destrucción

La “masacre” de Palmira y la destrucción de un templo de 2000 años.

El Estado Islámico voló con explosivos el santuario del dios del cielo fenicio, Baalshamin, que comenzó a construirse el año 17 y fue embellecido por el emperador romano Adriano el año 130. Miles de valiosas antigüedades de todo lo devastado por la guerra de Siria se han reunido en la capital Damasco, y se están almacenando de forma segura lejos de las manos de los militantes del Estado islámico.