¿Qué pasaría si no hubiera Luna?

¿Qué pasaría si no hubiera Luna?

- en Ciencia, Curiosidades y rarezas
24
0

 Vamos a dividir la pregunta en dos: ¿Qué pasaría si, en el momento actual, desapareciera de pronto y súbitamente la Luna? y ¿Qué habría pasado si la Tierra nunca hubiera tenido Luna?

¿Qué sucedería si hiciéramos desaparecer repentinamente la Luna? ¿Cómo se vería afectada la vida en la Tierra? El efecto más inmediato del que nos percataríamos es que las noches serían totalmente oscuras, habrían desaparecido las fases lunares, y todas las noches serían noches de “luna nueva”, noches sin luna. Sería el sueño de todo astrónomo, ya que podríamos disfrutar, sin ser deslumbrados por la luz lunar, de las estrellas, la Vía Láctea y de otras maravillas del cosmos. 

Son muchas las dudas que surgen entorno al espacio y el universo, muchas de ellas hipotéticas, pero todas ellas despiertan gran curiosidad. Un ejemplo de estas dudas gira alrededor de la Luna: ¿qué pasaría si no existiera?

La Luna es el único satélite natural de nuestro planeta, la Tierra, que con un diámetro en su ecuador de 3.476 kilómetros, es el quinto satélite más grande del sistema solar. Su presencia, aunque parece poco importante, influye en algunas situaciones que se dan en la Tierra, por lo que si no existiera, todo cambiaría.

Luna

En primer lugar, uno de los cambios más evidentes que se producirían en relación a la desaparición de nuestro satélite sería que dejarían de existir los eclipses y, además, las noches serían más oscuras, ya que esta refleja la que recibe del Sol.

Otro factor muy lógico sería el de la desaparición de algunas especies de animales y plantas. La luz del Sol que refleja la Luna desaparecería, algo que alteraría los ritmos biológicos de muchas especies que necesitan esa luz lunar que se sucede de forma regular.

Por otro lado, la Luna influye en las mareas debido a la gravedad. Tiene su propia gravedad, la cual atrae a los océanos hacia ella, lo que causa la marea alta en el lado de la Tierra más cercano a la Luna. Por tanto, si la Luna desaparece, las mareas dejarían de ser tan altas.

Igualmente, ayuda a mantener estable el eje del planeta, lo que influye, por ejemplo, en las estaciones regulares, algo fundamental para el desarrollo de la vida. El mantenimiento de la estabilidad del eje de la Tierra se da gracias al movimiento orbital de la Luna alrededor del planeta, lo que fija la inclinación en unos 23 grados respecto al plano de su órbita.

Por último, también interviene en el movimiento de rotación de la Tierra, frenando su velocidad, algo clave para mantener los tiempos tal y como los conocemos, es decir, mantiene estable la duración del día y la noche. 

Fuente: 20minutos, https://elpais.com/

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

También te puede interesar

Las alergias en invierno

Durante los meses de invierno, el tiempo húmedo