Ciencia Curiosidades y rarezas

¿Qué hay debajo de la corteza terrestre?

Dejando a un lado la literatura famosa y fantástica, es probable que ningún ser humano visite el manto o el interior profundo de la Tierra. Pero en el Parque Nacional Gros Morne, la gente puede pisar fragmentos del manto sin tener que cavar ni un centímetro.

El 3 de octubre de 2017, el Operational Land Imager (OLI) en Landsat 8 adquirió imágenes en color natural del Parque Nacional Gros Morne. El sitio del Patrimonio Mundial de la UNESCO cubre 1.800 kilómetros cuadrados en la Gran Península del Norte del oeste de Terranova. A continuación se muestra una vista detallada de Tablelands, en la parte sur del parque.

Imagen en color natural del Parque Nacional Gros Morne tomada por Landsat-8

Gros Morne, el segundo parque nacional más grande de Canadá, ofrece algunas de las mejores exhibiciones del proceso de la tectónica de placas del mundo. El parque contiene una porción de las Montañas Long Range, un subgrupo de los Apalaches canadienses que se remonta a hace unos 1.200 millones de años, cuando la actual América del Norte chocó con otro continente. Desde entonces, esas montañas se han erosionado y han dejado atrás los picos de gneis y granito de Long Range. El parque contiene algunos de los picos más altos de las montañas Long Range, incluidos Big Level y Gros Morne Mountain (en francés, «gran sombrío»).

Las mesetas, ubicadas en el extremo sur del parque, se consideran una de sus características más llamativas. La tierra de color óxido, de superficie plana, es rica en roca peridotita de la parte superior del manto terrestre. La roca fue empujada hacia la superficie hace unos 500 millones de años mediante un proceso conocido como subducción. Cuando dos placas en la corteza terrestre chocan, una a menudo es empujada (subducida) hacia el manto. Destacando en medio del exuberante parque verde, las altiplanicies de color rojo amarillento jugaron un papel crucial en la confirmación de la teoría de la tectónica de placas.

La Agencia Espacial Canadiense también ha estudiado el área para ayudar en la búsqueda de vida más allá de la Tierra. Los científicos estudian cómo las formas de vida microscópicas pueden sobrevivir en las altiplanicies ricas en hierro para comprender mejor cómo podrían sobrevivir en el entorno extremo de Marte.

Detalle en color natural del Parque Nacional Gros Morne. Imagen de Landsat-8

El Parque Nacional Gros Morne también presenta algo de historia geológica reciente en Western Brook Pond. El fiordo de agua dulce fue tallado por el avance de los glaciares hace decenas de miles de años durante la edad de hielo más reciente. Después de que los glaciares se derritieron y retrocedieron, la tierra rebotó y cortó la salida del mar. El agua salada salió lenta y naturalmente del estanque de 30 kilómetros de largo. Hoy en día, el fiordo está rodeado por empinadas paredes de roca de hasta 600 metros de altura y contiene agua dulce casi pura. El escenario es uno de los favoritos de los fotógrafos.

Hoy, el parque está protegido por la Ley de Parques Nacionales de Canadá. Una de las mayores amenazas naturales para el parque es una gran población de alces, que es de cinco a 20 veces más alta aquí que en otras partes de Canadá. Introducida en el área hace unos 100 años, la población hambrienta ha devorado grandes porciones del bosque boreal y ha impedido el crecimiento.

Imágenes de NASA Earth Observatory por Lauren Dauphin, utilizando datos de Landsat del Servicio Geológico de EE . UU . Historia de Kasha Patel.

NASA Earth Observatory

Vía: Tiempo (Revista RAM)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *