Fenómenos naturales Sismos

¿Qué es un terremoto? ¿Qué hacer antes, durante y después de un sismo?

Los terremotos ocurren a lo largo de grietas en la superficie de la Tierra, llamadas líneas de falla, y se pueden sentir en grandes áreas, a pesar de que por lo general duran menos de un minuto. ¿Qué hacer antes, durante y después de un sismo?

Un terremoto es un temblor de la Tierra provocado por el rompimiento y desplazamiento de una roca subterránea a medida que libera energía acumulada durante largo tiempo.

ANTES DE UN TERREMOTO

Para comenzar, hay que tener un equipo de suministros de emergencia y elaborar un plan. Mirar a nuestro alrededor los lugares donde pasamos el tiempo cuando ocurra el sismo e identificar lugares seguros, como debajo de un mueble sólido o contra una pared interior en el hogar, oficina o escuela, de manera que cuando inicie el temblor, sigamos los siguientes pasos: agacharnos en el piso; cubrirnos la cabeza y el cuello con los brazos; y si hay un lugar más seguro cerca, arrastrarse hacia allí.

Antes de que ocurra un terremoto, es importante sujetar correctamente a las paredes los objetos que puedan caerse y provocar lesiones, por ejemplo, estanterías, espejos o lámparas.

Guardar suministros críticos como agua, medicamentos y documentos.

DURANTE UN TERREMOTO

Si uno está dentro de un edificio, hay que permanecer dentro hasta que el temblor cese y sea seguro salir. No hay que salir del edificio durante el sismo. No usar los marcos de las puertas, a menos que sepamos que están sujetados firmemente, que sostienen peso y que están cerca nuestro.

Agarcharse en el piso, cubrirnos debajo de una mesa u otro mueble resistente y sujetarse hasta que cesen las sacudidas. Cubrirse el rostro y la cabeza con los brazos para protegernos de la caída de los escombros.

Si cerca nuestro hay muebles bajos, una pared interior o una esquina cercana, y el camino está despejada, estos también pueden proporcionar alguna protección adicional. Hay que mantenerse alejado de vidrios, ventanas, paredes y puertas exteriores, y de cualquier objeto que pueda caerse, como lámparas o muebles. Si estámos en la cama cuando comenzó el terremoto, hay que quedarse allí. Esperar y protegerse la cabeza con un almohada, a menos que estémos debajo de una lámpara pesada que pueda caerse.

Si estamos en el exterior cuando empieza a temblar, hay que alejarse de los edificios, faroles, semáforos y cables de electricidad. Una vez en un lugar abierto, hay que agarcharse, cubrirse y agarrarse. Quedarse allí hasta que pase el temblor. Sin embargo, esto podría ser un reto en una ciudad por lo que, de ser posible y seguro, es necesario buscar refugio en el interior de un edificio, agachándose en un rincón del interior para evitar la caída de escombros.

DESPUÉS DE UN TERREMOTO

Cuando las sacudidas cesen, hay que mirar a a nuestro alrededor para asegurarnos de que sea seguro moverse. Luego, salir del edificio y dirígirse a un área al aire libre, lejos de la zona afectada. Si uno está atrapado, no moverse ni levantar polvo. Si tenemos un teléfono celular, utilizarlo para llamar o enviar un mensaje de texto para solicitar ayuda. También dar golpes a un tubo o pared para que los rescatistas puedan encontrarnos.

Vía: conocedores

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *