Agua Medio ambiente

Purificar el agua sólo con un filtro y sol

Irónicamente, muchos de los lugares donde más se necesita la purificación del agua son aquellos con la infraestructura menos desarrollada. En esta conta conocerás un innovador sistema para purificación.

Dijeron que este es un nuevo tipo de dispositivo de filtrado activado por la luz solar que es más efectivo que otros sistemas de purificación solar. Una de las formas más comunes de utilizar el sol para purificar el agua es instalar los llamados alambiques solares. Aunque existen varios tipos de destiladores solares, todos ellos se basan en el concepto de recolectar vapor de agua pura condensado, que se evapora del agua líquida contaminada cuando se calienta con el sol.

Aunque estas instalaciones son eficaces, a veces pueden tardar mucho en producir una cantidad considerable de agua potable. En busca de una alternativa más rápida, los científicos de la Universidad de Princeton han desarrollado un dispositivo económico parecido a una esponja que puede absorber agua de lagos o estanques y liberar agua pura cuando se expone a la luz solar directa.

El núcleo del filtro es un gel de polímero con una microestructura en forma de red. Este gel está rodeado por una capa de material oscuro llamado polidopamina, que a su vez está cubierta por una sustancia de algas transparente derivada de las algas (alginato).

Cuando se deja flotar el dispositivo en agua relativamente fría, la malla del gel queda suelta y abierta. El agua fluye a través de los poros de las dos capas exteriores, atraída por las moléculas hidrofílicas (que atraen el agua) del gel. Sin embargo, los poros del alginato son lo suficientemente pequeños como para no permitir el paso de contaminantes o patógenos.

Cuando se saca el filtro del agua y se pone a la luz del sol, la poldopamina oscura aumenta su ganancia solar, haciendo que se caliente. Al hacerlo, las moléculas hidrofóbicas (que repelen el agua) del gel son atraídas unas hacia otras. Esto hace que el gel se contraiga, escurriendo esencialmente el agua purificada del material esponjoso. El agua se recoge en un recipiente situado debajo del filtro.

En una prueba del dispositivo, se colocó inicialmente en el agua de 25 ºC del lago Carnegie del campus de Princeton durante una hora. Luego se sacó y se puso a la luz del sol durante otra hora, en el transcurso de la cual se calentó a 33 ºC y liberó el agua que había absorbido. Esa agua resultó estar libre de toxinas y patógenos, incluidos los microbios potencialmente dañinos que se encuentran en el lago.

Vía: https://ecoinventos.com/

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *