Fotografías

Nubosidad en torno al Monte Fují, Japón

El monte Fuji está clasificado como un volcán activo pero con poco riesgo de erupción la cual fue registrada por última vez en 1707. Fuji o Fujiyama es la montaña más alta de la isla y un lugar muy visitado por los turistas. Está considerado como un símbolo religioso y un lugar sagrado.

Nubes y el Monte Fuji

La montaña tiene una base que cuenta con un diámetro de 50 kilómetros y consiste en tres volcanes: Komitake, Ko-Fuji y el actual Fuji. El cráter en la cumbre cubre una superficie de 500 metros y mantiene una profundidad de 250 metros.

Monte y nubosidad

Formación de las nubes:

Las nubes se forman cuando el aire se eleva calentado por la irradiación terrestre. Cuando se calienta, el aire sube y se eleva hasta su punto de rocío, momento en el cual el vapor de agua se condensa en pequeñas gotitas de agua o cristales de hielo. La forma de las nubes varía al igual que su textura, dependiendo del calor que las impulse, la composición atmosférica y el viento que las empuje determinando su altura.
Nubosidad y el Fuji

Monte Fuji

Las gotas de agua que forman las nubes son esféricas y muy pequeñas (entre 0,004 y 0,1mm). Estas gotas se encuentran suspendidas en el aire y sometidas a corrientes ascendentes y otras fuerzas, de tal forma que se encuentran en constante movimiento dentro de la nube, chocando unas con otras y agrupándose entre ellas. Según las condiciones atmosféricas existentes, se puede producir un aumento de su espesor hasta el punto de que su peso supere las fuerzas ascendentes y caigan hacia la tierra en forma de lluvia o precipitación.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *