Ciencia Salud Vida animal

Mosquitos más activos de noche a causa de la contaminación lumínica

Los mosquitos Aedes aegypti tienen una amplia distribución en gran parte del planeta, donde propagan el dengue, la fiebre amarilla, el Zika, el chikungunya y otras enfermedades debilitantes y a menudo mortales. Los insectos suelen estar activos durante el día, por lo que estamos a salvo de ellos después del anochecer.

¿O somos nosotros?

La luz artificial en áreas pobladas aumenta el comportamiento de picadura de los molestos mosquitos, dicen investigadores de la Universidad de Notre Dame. Las hembras de la especie (las únicas que pican) normalmente se alimentan temprano en la mañana y más tarde en la tarde, pero la contaminación lumínica hace que se mantengan activas incluso después del atardecer, según los científicos.

Un investigador, que es el autor principal de un artículo recientemente publicado, descubrió que al permitir que los mosquitos hembras mantenidos en un laboratorio le piquen los brazos en condiciones controladas: durante el día, o por la noche iluminados por luz artificial. “Como se predijo del Aedes aegypti, la picadura máxima ocurrió durante el día y el nivel más bajo ocurrió durante la noche ”, explican los científicos en su estudio. 

Sin embargo, añaden, a los mosquitos que estaban expuestos a la luz artificial por la noche (ALAN) les gustaba ser más activos después del anochecer que los que no lo estaban. De hecho, los mosquitos tenían el doble de probabilidades de picar por la noche cuando estaban expuestos a la luz artificial.

“Estos datos revelan que la exposición a ALAN aumenta el comportamiento de alimentación de sangre nocturna”, señalan los expertos. “Este hallazgo destaca la preocupación de que los niveles crecientes de contaminación lumínica a nivel mundial podrían estar afectando la transmisión de enfermedades arbovirales, como el dengue y el Zika, y tiene implicaciones para la aplicación de contramedidas para el control de los mosquitos vectores”.

No hace falta decir que este hallazgo tiene graves implicaciones para nuestros esfuerzos por combatir las enfermedades transmitidas por mosquitos en áreas tropicales y subtropicales donde prosperan los mosquitos Aedes aegypti.

“Este es un problema potencialmente muy válido que no debe pasarse por alto”, dice Giles Duffield, profesor asociado del Departamento de Ciencias Biológicas de la universidad. “Estos mosquitos viven y se reproducen en las cercanías de las casas, por lo que es muy probable que el Aedes aegypti se exponga a la contaminación lumínica”.

Solo por la fiebre del dengue, hasta 390 millones de infecciones ocurren en todo el mundo cada año y alrededor de medio millón de personas desarrollan síntomas graves de dengue hemorrágico, de los cuales unas 25.000 mueren anualmente.

El hecho de que los mosquitos propaguen enfermedades como el dengue incluso cuando pensamos que estamos a salvo de ellos debería ser una llamada de atención para los epidemiólogos, señala Duffield. “El impacto de esta investigación podría ser enorme y probablemente se haya pasado por alto”, dice. “Los epidemiólogos pueden querer tener en cuenta la contaminación lumínica al predecir las tasas de infección”.

Vía: ecoportal

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *