Ciencia Medio ambiente Salud

Miden la contaminación acústica durante el confinamiento

Samuel Challeat, un geógrafo de la Universidad de Toulouse II, lanzó un llamamiento, durante el confinamiento por la COVID-19, a científicos e investigadores de todo el mundo para medir la «contaminación única» de los sonidos de la ciudad durante el confinamiento.

El proyecto, llamado Ciudades Silenciosas / Silent Cities, se puso en marcha en 48 horas y ahora cuenta con más de 350 participantes en 40 países de todo el mundo, incluidos Francia, Estados Unidos, India y Brasil.

Los participantes capturaron el sonido ambiental, grabando uno de cada 10 minutos, y cargando los datos en una base de datos de código abierto.

Debido a que el proyecto es de código abierto, cualquiera puede acceder a los datos y los archivos de sonido de forma gratuita.La Organización Mundial de la Salud (OMS) ha etiquetado la contaminación acústica como el segundo factor de riesgo ambiental más peligroso para los humanos después de la contaminación del aire.

Según la Agencia Europea del Medio Ambiente, uno de cada cinco europeos está expuesto a la contaminación acústica a largo plazo que es perjudicial para la salud.

El confinamiento fue el experimento natural perfecto para establecer una línea de base para la contaminación acústica en las ciudades, según Jerome Sueur, bioacústico en el museo de historia natural de París.

Ciudades silenciosas

Sueur instaló instrumentos de medición de sonido llamados magnetómetros en París y Cachan, el suburbio donde vive, como parte del proyecto Silent Cities.

A mediados de junio, el magnetómetro en los jardines del museo de historia natural de París había hecho más de 8,000 grabaciones y acumulado 50 gigabytes de datos, dijo.

Durante el confinamiento, el ruido se redujo drásticamente en todos los ámbitos en la capital francesa.

La contaminación acústica ambiental disminuyó hasta en un 90 por ciento en algunas áreas de París durante el confinamiento, según Fanny Mietlicki, directora ejecutiva de BruitParif, una organización que mide la contaminación acústica urbana.

Niveles de ruido poco saludables

A medida que el tráfico de automóviles, ferrocarriles y aéreos se detuvo casi por completo, el mapa sonoro de BruitParif de la región de París, generalmente en rojo para indicar altos niveles de contaminación acústica, de repente se volvió verde.

La contaminación acústica causada por el tráfico de automóviles y trenes por sí sola le cuesta a la Unión Europea, en salud degradada, pérdida de productividad y otros impactos, unos 40 mil millones de euros por año, según un informe de la Comisión Europea de 2011.

En comparación con la contaminación del aire, «el ruido parece tener un mayor impacto en los indicadores relacionados con la calidad de vida y en la salud mental y el bienestar», dijo Eulalia Peris, experta en ruido ambiental de la Agencia Europea del Medio Ambiente.

París fue la tercera ciudad más contaminada por el ruido del mundo, según un informe de 2017 compilado por la OMS y el grupo de investigación tecnológica SINTEF con sede en Noruega.La investigación también mostró un estrecho vínculo estadístico entre la contaminación acústica urbana y la pérdida auditiva.

Challeat y sus colegas planean publicar un documento de conjunto de datos al final del verano, y actualmente están buscando fondos para extender el proyecto en 2021 para medir los niveles de contaminación acústica año tras año, dijo Challeat. Esto, agregó, sería crítico para mostrar cuán único fue el momento de confinamiento de COVID.

«Nos hemos acostumbrado a niveles de ruido poco saludables en las ciudades», dijo un representante de EEA (Agencia de Medioambiente de Europa). «Debido a la caída del ruido como resultado del confinamiento, tal vez la gente comenzará a darse cuenta de que las ciudades pueden ser mucho más tranquilas y pacíficas».

Pero una reducción de dos a tres meses en la contaminación acústica durante el cierre probablemente no tendría un efecto en la salud, advirtió. «Se requiere un cambio social», dijo.

Vía: Tiempo (Revista RAM)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *