Curiosidades y rarezas

Los vegetales gigantes de Phillip Vowles

Phillip Vowles conoce el secreto para cultivar orgánicamente vegetales gigantes que pesan más de 45 kilos. El agricultor jubilado de 67 años de Llanharry, Gales del Sur, Inglaterra, ha aprendido algunos trucos después de cultivar verduras durante un cuarto de siglo.

En 1990, Phillip obtuvo un lugar en el Libro de los Récord Guinness por producir el pepino más grande, con un peso de aproximadamente 8,4 kilos.

“Cultivamos calabazas gigantes, un metro y medio en un mes”, dijo Vowles a Great Big Story. “Estas calabazas saben exactamente igual que una calabaza normal. Agradable, tierna y exuberante. Algunos parecen un poco duros, pero una vez que los cortas, son como la mantequilla”.

Según Phillip, que creció en una gran familia con 13 hijos y tiene 16 nietos en total, dice que “las grandes verduras alimentan a las grandes familias”.

Trabaja día tras día en su parcela de 4000 metros, la cual se encuentra a un paso de su casa.

La mayor parte de su tiempo lo pasa en el campo, mientras que su esposa, Brenda, también de 67 años, trabaja en la cocina cortando estas verduras de gran tamaño para su familia de 18 miembros.

Por ahora, la mayoría de los lectores están convencidos que Phillip sabe un par de cosas sobre jardinería, particularmente cuando se necesitan dos hombres y una camilla para mover una mega calabaza de 1,2 metros de altura que ha cultivado, como se ve en las fotos de arriba.

“Fue cultivado completamente de modo orgánico. Fuimos a Italia de vacaciones y traje algunas semillas conmigo”, comentó el agricultor. “Los cultivé y luego los polinicé. Suena muy técnico, pero no lo es”.

Phillip asegura que para cultivar productos impresionantes se necesita, además de una buena semilla, mucho tiempo, amor y cuidado.

“El secreto para ellos está en la semilla. Tienes que tener la semilla correcta o de lo contrario no sucederá”, le dijo a WalesOnline. “Todo es orgánico también. Yo uso melaza para ayudarlas a crecer. Pero está principalmente en la semilla”.

“Es una labor de amor. Guardo algunas de las semillas de todo lo que cultivo para poder seguir cultivando verduras gigantescas”, explicó.

“A veces también hablo un poco con ellas para animarlas a crecer”.

No se limita a una obsesión por producir productos gigantes. La familia celebra el arduo trabajo de los Vowles con una cena de la cosecha, que por supuesto incluye calabaza y calabacines, junto con cerdo asado, papas, manzana desmenuzada y natillas.

Vía: es.theepochtimes

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *