Ciencia El clima Volcanes

Los humanos y los volcanes causantes del calentamiento del planeta

Estudios confirman que los ciclos naturales desempeñan un papel pequeño en las tendencias de temperatura global y aborda las discrepancias en modelos anteriores.

Según un estudio reciente, las emisiones de los combustibles fósiles y los volcanes pueden explicar casi todos los cambios en las temperaturas de la superficie de la Tierra en los últimos 140 años.

La investigación refuta el mito popular de la negación del clima de que el calentamiento global reciente es simplemente un resultado de los ciclos naturales.

Esos argumentos siempre han sufrido una falla física clave, a saber, que los ciclos son cíclicos. Por ejemplo, los eventos de El Niño, que elevan temporalmente las temperaturas de la superficie global al llevar el agua caliente a la capa oceánica poco profunda, se compensan con los eventos de La Niña, que tienen el efecto contrario.

Si bien una década dada podría tener más eventos de El Niño o La Niña, lo que resultaría en un calentamiento o enfriamiento de la superficie a corto plazo, a largo plazo sus efectos se anularán.

Sin embargo, los científicos del clima han tenido dificultades para explicar exactamente qué causó un evento de calentamiento a principios del siglo 20, entre 1910 y 1945. El promedio de las corridas del modelo climático incorporado en el último informe del IPCC solo representó aproximadamente la mitad de las mediciones globales.

La tendencia del calentamiento de la superficie durante ese período, y un estudio publicado el año pasado sugirió que la otra mitad podría deberse a ciclos naturales.

Científicos contrarios como Judith Curry, a quien los republicanos invitan frecuentemente a declarar ante el Congreso de los EE. UU., a menudo han utilizado esta discrepancia para poner en duda el consenso de expertos sobre el calentamiento global causado por los seres humanos, argumentando que «hasta que podamos explicar el calentamiento de principios del siglo XX, tengo poca confianza en las declaraciones de atribución del IPCC y [National Climate Assessment] con respecto a la causa del calentamiento reciente».

El nuevo estudio, publicado en el Journal of Climate, aborda la discrepancia, en parte, al abordar un problema con los datos de la temperatura del océano durante la Segunda Guerra Mundial, cuando las mediciones se hacían con mayor frecuencia a partir de tomas de la sala de máquinas más cálidas que en cubos bajados en el costado de los barcos.

Esto ha dado lugar a un sesgo, que infla las temperaturas de la superficie estimadas desde principios a mediados de la década de 1940. El nuevo estudio eliminó este sesgo al enfocarse en las temperaturas a lo largo de las costas continentales e insulares.

Los datos de temperatura del Ártico también han sido problemáticos durante mucho tiempo. Hay relativamente pocas estaciones de monitoreo de temperatura en la región debido a su lejanía, pero debido en gran parte a la desaparición del hielo marino que disminuye la reflectividad de la región, el Ártico es la parte del planeta que se calienta más rápidamente. Kevin Cowtan y Robert Way, dos de los coautores del nuevo estudio, hicieron grandes progresos para abordar estas brechas de cobertura mediante el uso de métodos mejorados de interpolación estadística. El nuevo estudio va más allá, al incorporar datos de hielo marino del Ártico del Met Office Hadley Center Arc.

La contabilidad del área del océano Ártico cubierta por el hielo marino es un factor importante, como explica el autor principal Karsten Haustein: “Si el hielo marino se trata como un océano, la temperatura no puede bajar de cero (según la definición). Si se trata como tierra, la temperatura puede bajar hasta -50° C en invierno, dado que ya casi no hay interacción con el agua del océano. Dado que las tendencias de calentamiento en el Ártico son más altas que en cualquier otro lugar, las tendencias de calentamiento de la tierra en general también serán más altas si el hielo marino se trata como tierra. Esto se debe a que las temperaturas invernales ya no caen tan bajas como antes”. Luego, los autores compararon los datos mejorados de la temperatura de la superficie global con los modelos de clima que incorporan influencias de la contaminación de gases de efecto invernadero y aerosoles humanos, erupciones volcánicas y cambios en la actividad solar. En general, pudieron explicar más del 90% de la variación de la temperatura a lo largo del registro de 140 años.

Fuente: haultail.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *