Derecho ambiental Medio ambiente Polución ambiental Vida animal

Los camellos están muriendo en Arabia por comer desechos plásticos

Los desechos plásticos han permeado el planeta desde las cimas más altas de las montañas hasta el fondo de los mares. También ha penetrado incluso en áreas relativamente remotas y escasamente pobladas como el desierto de Arabia. 

Solo en Dubai, de los 30.000 camellos examinados desde 2008, se sabe que hasta 300 animales han sucumbido a la contaminación plástica, dicen los autores de un nuevo estudio .

Los veterinarios locales encontraron que las tripas de los animales estaban llenas de desechos plásticos, lo que había provocado bloqueos gastrointestinales, sepsis, deshidratación y desnutrición. Algunos de los animales habían ingerido casi 64 kilogramos de plástico.

“Desenterramos esta masa de plástico y me horroricé. No podía creer que, casi no lo creía, una masa del tamaño de una maleta mediana, todas bolsas de plástico, pudiera estar dentro de la caja torácica de este cadáver de camello”, dice  Marcus Eriksen, autor principal del estudio que es director de investigación del Instituto 5 Gyres , una organización sin fines de lucro con sede en EE.UU que busca abordar el flagelo de los desechos plásticos.

“Escuchamos sobre mamíferos marinos, leones marinos, ballenas, tortugas y aves marinas afectados, pero esto no es solo un problema oceánico. También es un problema de tierras. Está en todas partes”, agrega Eriksen.

Los desiertos pueden parecer entornos comparativamente prístinos, ya que hay pocas personas viviendo en ellos, pero los desechos plásticos han invadido incluso estas áreas inhóspitas. En los Emiratos Árabes Unidos, de los que forma parte Dubái, las bolsas de plástico, las envolturas de plástico y los envases de película plástica se derraman de los contenedores de basura y los vertederos, solo para ser arrastrados por fuertes vientos que atraviesan grandes distancias en desiertos abiertos.

“Las bolsas de plástico son artistas del escape”, dice Eriksen. “Salen de los cubos de basura, de los vertederos, de los camiones y de las manos de la gente. Viajan cientos de millas”.

Una vez que llegan al desierto, estos trozos de plástico son fácilmente confundidos con comida por animales como camellos en ambientes que ofrecen poca nutrición. Los desechos plásticos luego se acumulan en los estómagos de los ungulados con el tiempo, causando bloqueos. Los camellos también pueden terminar sintiéndose llenos, lo que los hace morir de hambre lentamente.

La solución radica en una mejor gestión de residuos y alternativas a los envases de plástico para almacenar y entregar productos en toda la región, dicen los investigadores.

Vía: Ecoportal

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *