Ciencia Curiosidades y rarezas Desde el espacio

Levitación diamagnética en la minería Lunar

Para construir una base lunar de grandes dimensiones será imperativo emplear materias primas lunares, ya que traer todo el material de construcción desde la Tierra resultaría prohibitivo cuando no inviable.

El regolito, bastante abundante en la Luna será una materia prima muy útil para la construcción.

Sin embargo, el traslado de estas materias primas lunares desde los lugares de extracción hasta el sitio de construcción todavía es un reto, debido a las enormes cantidades a transportar.

Una posible solución, ideada por el equipo de Ethan Schaler, del Laboratorio de Propulsión a Chorro (JPL) de la NASA, en Pasadena, California, Estados Unidos, es un sistema denominado FLOAT (Flexible Levitation On A Track).

Se puede definir al FLOAT como una especie de red ferroviaria para trenes magnéticos, capaz de transportar cargamento de manera fiable, autónoma y eficiente en la Luna. Este sistema robótico está pensado para que resulte duradero. Y podría empezar a funcionar, aunque fuese inicialmente a pequeña escala, en la década de 2030.

El sistema FLOAT emplea robots magnéticos sin motor que levitan sobre una pista de película flexible de tres capas: una capa de grafito permite a los robots flotar pasivamente sobre las pistas utilizando levitación diamagnética, una capa de circuitos flexible genera empuje electromagnético para propulsar de forma controlada a los robots a lo largo de las pistas, y una capa opcional de panel solar de película fina genera energía para la base cuando está bajo la luz del Sol.

[Img #63365]

Recreación artística del sistema FLOAT. Las indicaciones en la ampliación señalan al regolito (el polvo gris de arriba), al robot de carga (la bandeja con base amarilla) y a la pista de transporte (abajo, de color azul). (Imagen: Ethan Schaler / NASA)

Los robots FLOAT no tienen piezas móviles y levitan sobre las pistas para minimizar la abrasión y el desgaste generados por la fricción con el polvo lunar, algo que no ha hecho ninguno de los vehículos que han circulado anteriormente sobre la Luna.

Las pistas FLOAT se desenrollan directamente sobre el suelo lunar, a fin de evitar el trabajo de construir carreteras o raíles.

Los robots FLOAT serán capaces de transportar cargamentos bastante variados a velocidades de no menos de 0,5 metros por segundo. Un sistema FLOAT a gran escala será capaz de desplazar cien o más toneladas de regolito u otro cargamento varios kilómetros al día, consumiendo para ello 40 kilovatios de electricidad como mucho.

El sistema FLOAT funcionará de forma autónoma en el polvoriento e inhóspito entorno lunar con una preparación mínima del emplazamiento, y su red de pistas podrá ampliarse o reconfigurarse con el paso del tiempo para adaptarse a los requisitos cambiantes de las misiones realizadas por la base lunar.

(Fuente: NCYT de Amazings)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *