Derecho ambiental Medio ambiente Salud Vida animal

Las exhibiciones de mascotas exóticas asociadas con el brote de enfermedades

Los animales silvestres no son domesticables y pueden traer inconvenientes en nuestra salud. Sin embargo, año tras año, millones de ellos terminan en hogares alrededor de todo el mundo.

Cada año, millones de animales silvestres son capturados de su hábitat natural o reproducidos en cautiverio en condiciones inhumanas con el objetivo de ser comercializados alrededor del mundo como mascotas exóticas. Hoy, esta industria es considerada un negocio multimillonario.

La realidad es que los animales silvestres no pueden satisfacer sus necesidades básicas en cautiverio, a la vez que implican un riesgo en nuestra salud, como por ejemplo, la infección por Salmonela.

Resulta imposible, por más amor y esfuerzo que se ponga, satisfacer las necesidades de los animales silvestres si éstos no se encuentran en la naturaleza. En un hogar o recinto, no hay forma de replicar el espacio y libertad que gozan en sus hábitats. 

animales salvajes, animales silvestres, cautiverio, enfermedades, zoonosis

Sin embargo, al ser adquiridos como mascotas, muchos son llevados a espacios drásticamente menores a los de sus hábitats naturales. Esto significa que no pueden desarrollar sus comportamientos naturales. Normalmente, no reciben la alimentación correcta, por más que los dueños hagan lo mejor posible para lograrlo.  

El peligro de los mercados de vida silvestre

Y uno de los sitios donde hoy es muy fácil adquirir este tipo de animales son las ferias de mascotas, una versión occidental de los mercados de vida silvestre que representan una amenaza significativa a nuestra salud, afirma la ONG World Animal Protection.

Las investigaciones llevadas a cabo por la organización, en ferias de Canadá, Países Bajos, España y los Estados Unidos, revelan impresionantes y precarias condiciones en las que se encuentran cientos de animales. Son escenarios muy lejanos a la libertad: los espacios, las interacciones y la dieta que normalmente tienen, son completamente diferentes a las de su hábitat natural.

Normalmente la gente los busca como una compañía para la familia y desde un lugar de amor hacia los animales. Pero lo que ocurre es que desconocen el sufrimiento que implica para ellos vivir como mascotas. Además, cabe destacar que ignoran el peligro que esto puede implicar, pues los animales pueden tornarse agresivos y transmitir diversas enfermedades. Nuestro presente lo ha confirmado.

Por ejemplo, solo en los Estados Unidos, se estima que existen actualmente 17.6 millones de mascotas exóticas en los hogares estadounidenses (1) Las ferias de mascotas se llevan a cabo todos los fines de semana, siendo Repticon el líder en la exhibición de reptiles, anfibios y otros invertebrados que exhiben a lo largo de todo el país.

Estos son algunos de los problemas de bienestar que padecen los animales silvestres comercializados como mascotas exóticas:

  • La falta de preocupación real sobre la propagación de patógenos como bacterias y virus: aunque algunos vendedores tienen jabones antibacteriales en sus mesas, su uso no es siempre recomendado o solo se aconseja cuando se va a manipular un animal.
  • Espacios inadecuados durante el transporte: muchos animales son normalmente transportados en pequeños contenedores y jaulas, apiladas unas sobre otras.
  • Espacios inadecuados durante los eventos: muchos animales, por lo general, permanecen en los mismos contenedores que fueron usados para su transporte durante la exhibición, la cual puede durar varios días. Las serpientes, por ejemplo, en algunos casos permanecen en contenedores tan pequeños que ni se pueden mover y mucho menos estirarse en toda su longitud. Se observó que otros animales se autolesionaban al golpearse repetidamente contra el vidrio de las jaulas por desesperación a escapar.
  • Hacinamiento de animales: incluso cuando son ubicados en tanques grandes o acuarios, los gecos, las lagartijas y otros reptiles fueron frecuentemente vistos en condiciones de hacinamiento desagradables, con hasta 12 animales apilados, unos encima de otros, lo que aumenta el riesgo de lesiones y enfermedades.
  • Animales enfermos: algunos de los animales que estaban a la venta se veían desnutridos, enfermos y heridos.

Cassandra Koenen, Jefe de Campaña – Mascotas exóticas, World Animal Protection afirma:

“Ya que la explotación de la vida silvestre es una de las principales causas de la aparición y propagación de enfermedades zoonóticas como COVID-19, SARS, Ebola y MERS, nadie debería ignorar el peligro que representa tener animales silvestres como mascotas exóticas. La demanda y explotación de la fauna silvestre nos expone a enfermedades y nos pone a todos en riesgo”.

“Vimos fila tras fila de pitones real, lagartijas, gecos, dragones barbudos y más, alineados para ser vendidos en los mismos tubos y contenedores en los que normalmente verías ositos de goma o nueces mixtas en un supermercado local”.

“La actual pandemia causada por el COVID-19, junto con el brote de otras enfermedades regulares como la infección por Salmonela, resalta el gran riesgo que representa la proximidad entre animales silvestres en cautiverio mantenidos en pobres condiciones de bienestar y los humanos. Arrebatados de la naturaleza o reproducidos en cautiverio, los animales silvestres son regularmente ubicados en pequeñas jaulas bajo condiciones miserables, creando una combinación letal de enfermedades, al mismo tiempo que les causan un enorme sufrimiento a estas especies”.

Demanda el fin de este negocio oscuro

Es necesario actuar ya para detener el tráfico de mascotas exóticas, salvaguardar el bienestar de los animales, la biodiversidad y proteger nuestra salud.

Muchas de las personas que normalmente compran mascotas exóticas lo hacen porque son amantes de los animales. Alentemos a todos a apreciar y respetar a los animales silvestres manteniéndolos donde pertenecen – en la naturaleza. Sólo debemos compartir nuestra casa con animales domesticables que han evolucionado desde hace miles de años para ser nuestros compañeros, y cuyas necesidades, pueden ser completamente satisfechas como mascota.  

World Animal Protection hace un llamado para que la gente no compre, adquiera o reproduzca animales silvestres como mascotas exóticas. Una vida en cautiverio es un mundo completamente ajeno a la vida en libertad.

Vía: Ecoportal

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *