Derecho ambiental Medio ambiente Polución ambiental Vida animal

La reproducción de las aves entre el ruido y la contaminación lumínica

El ruido y la contaminación lumínica producidos por los humanos son problemáticos para nuestros vecinos aviares, según una nueva investigación de un equipo de la Universidad Politécnica Estatal de California, publicada el 11 de noviembre de 2020 en Nature.

Usando datos satelitales de la NASA, los investigadores obtuvieron una vista aérea de cómo el ruido y la luz afectaron negativamente la reproducción de las aves en América del Norte. El equipo también descubrió que estos factores podrían interactuar o incluso enmascarar las respuestas de las aves a los efectos del cambio climático.Las poblaciones de aves han disminuido en aproximadamente un 30 por ciento en las últimas décadas.

Los científicos y administradores de tierras que buscaban comprender qué causó el declive y revertir la tendencia habían pasado por alto en gran medida los efectos del ruido y la contaminación lumínica, hasta que estudios recientes sugirieron que estos factores estresantes podrían dañar ciertos tipos de aves.

Imagen de polluelos en un nido, solo para ilustración. Colantoni Carlos, PXHERE

Antes del lanzamiento del instrumento Visible Infrared Imaging Radiometer Suite (VIIRS) a bordo del satélite Suomi National Polar-orbiting Partnership (NPP) conjunto de la NASA-National Oceanic and Atmospheric Association (NOAA) en 2011, no existían datos de contaminación lumínica de alta resolución a una escala tan grande. Este nuevo estudio ha producido una imagen de todo el continente utilizando datos VIIRS.

«Nuestro estudio proporciona evidencia integral de que el ruido y la luz pueden alterar profundamente la reproducción de las aves, incluso cuando se tienen en cuenta otros aspectos de las actividades humanas», dijo Clint Francis, biólogo de la Universidad Politécnica Estatal de California, San Luis Obispo, California, uno de los principales autores del estudio.

El equipo de investigación analizó una amplia colección de conjuntos de datos, incluidos los recopilados por científicos ciudadanos a través del Programa NestWatch, para evaluar cómo la luz y el ruido afectaron el éxito reproductivo de 58,506 nidos de 142 especies de aves en América del Norte. Consideraron varios factores para cada nido, incluida la época del año en que se produjo la reproducción y si al menos un polluelo emplumó, o voló, desde el nido.

La reproducción de las aves coincide con la disponibilidad máxima de alimentos para alimentar a sus crías, ya que las señales de luz del día indican que se reproduzcan aproximadamente en la misma época cada año. Los investigadores encontraron que la contaminación lumínica hace que las aves comiencen a anidar hasta un mes antes de lo normal en ambientes abiertos, como pastizales o humedales, y 18 días antes en ambientes boscosos. La consecuencia podría ser una falta de coincidencia en el tiempo; por ejemplo, los polluelos hambrientos pueden nacer antes de que su comida esté disponible. Si eso sucede, estos nidos tempranos pueden tener menos éxito para emplumar al menos un polluelo, pero la situación se complica por el cambio climático.

A medida que el planeta se calienta, la comida de las aves está disponible antes debido al clima más cálido. Las aves que mantienen sus tiempos de reproducción históricos porque sus relojes internos están configurados para cambiar la duración del día pueden tener menos polluelos que sobreviven porque la fuente de alimento de la que dependen ya vino y se fue.

«Descubrimos que las aves que adelantaron el tiempo de su reproducción en respuesta al aumento de la contaminación lumínica en realidad tienen un mejor éxito reproductivo«, dijo Francis. «Una interpretación probable de esta respuesta es que la contaminación lumínica en realidad permite que estas aves ‘se pongan al día’ con el cambio hacia una disponibilidad más temprana de alimentos debido al cambio climático».

Estos hallazgos sugieren dos conclusiones sobre las respuestas de las aves al cambio climático. Primero, al menos temporalmente, las aves en condiciones de iluminación pueden estar rastreando el cambio climático mejor que aquellas en áreas oscuras. En segundo lugar, cuando los científicos pensaron que las aves estaban ajustando su tiempo de reproducción al cambio climático, es posible que las aves en realidad respondieran a las señales de luz, ya que se realizaron muchos estudios en áreas expuestas a cierta contaminación lumínica.

Al considerar la contaminación acústica, los resultados mostraron que las aves que viven en ambientes boscosos tienden a ser más sensibles al ruido que las aves en ambientes abiertos.

Los investigadores profundizaron en más detalle en 27 especies de aves diferentes, buscando rasgos físicos que pudieran explicar las variaciones en las respuestas de las especies a la luz y el ruido. La capacidad de un pájaro para ver con poca luz y el tono de su llamada se relacionaron con las respuestas de las especies a la contaminación lumínica y acústica.

Cuanta más luz es capaz de absorber el ojo de un pájaro, más movieron las especies su tiempo de reproducción a principios de año en respuesta a la contaminación lumínica, y más se beneficiaron esas especies de la contaminación lumínica con un mejor éxito en los nidos. La contaminación acústica retrasó la anidación de las aves cuyos cantos tienen una frecuencia más baja y, por lo tanto, son más difíciles de escuchar a través del ruido humano de baja frecuencia. Las decisiones de apareamiento se toman en función del canto del macho y, en algunos casos, las hembras necesitan escuchar el canto del macho para estar físicamente preparadas para reproducirse.

Estos rasgos y resultados específicos del medio ambiente tienen fuertes implicaciones para el manejo de tierras silvestres. Los desarrolladores y administradores de tierras podrían usar este estudio para comprender cómo es probable que sus planes afecten a las aves. Por ejemplo, Francis dice: «¿Es un pájaro del bosque? Si es así, es probable que sea más sensible a la luz y al ruido».

El estudio es el primer paso hacia un objetivo más amplio de desarrollar un índice de sensibilidad para todas las aves de América del Norte. El índice permitiría a los administradores y conservacionistas hacer referencias cruzadas de múltiples rasgos físicos para una especie para evaluar cómo factores como la contaminación lumínica y acústica afectarían a cada especie.

Vía: Tiempo (Revista RAM)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *