Astronomía Ciencia Fotografías

La nebulosa Creciente (NGC 6888)

Astronomia

NGC 6888, también conocida como la nebulosa Creciente, es una burbuja cósmica de aproximadamente 25 años-luz de diámetro, inflada por el viento estelar de su brillante y masiva estrella central.

La nebulosa Creciente (NGC 6888)

El bonito retrato telescópico mostrado arriba se obtuvo por medio de filtros de banda estrecha que permitieron aislar la emisión de los átomos de hidrógeno y oxígeno de la nebulosa. El matiz azulado-verdoso, que parece envolver los detallados pliegues y filamentos, es el producto de los átomos de oxígeno.

La nebulosa Creciente (NGC 6888) 2

La estrella central de NGC 6888, del tipo Wolf-Rayet (WR 136), está perdiendo su envoltura exterior bajo el efecto de un potente viento estelar, ya que cada 10 000 años dispersa por el espacio una masa equivalente a la del Sol.

La nebulosa Creciente (NGC 6888)3

¿Por qué NGC 6888 se llama «nebulosa Creciente»? La razón no se sigue de la imagen mostrada al comienzo de la entrada. Pero eso se debe a que aquella imagen es una composición, esto es, una superposición de distintas imágenes. En imágenes menos complejas, como la mostrada inmediatamente arriba, la forma de la nebulosa recuerda a la de la Luna parcialmente iluminada o medialuna. Crédito: Wikimedia Commons.

La nebulosa Creciente (NGC 6888) 4

Es probable que las complejas estructuras de la nebulosa sean el resultado del potente viento estelar al reaccionar con el material expulsado en una fase anterior.

En razón del prodigioso consumo de combustible de WR 136 y al hecho de encontrarse cerca del final de su vida, la estrella debería terminar por desaparecer en una espectacular explosión de supernova.

NGC 6888 se encuentra en la constelación del Cisne o Cygnus, una región en la que abundan las nebulosas, a unos 5 000 años-luz de distancia.

 

Vía: elsofista.blogspot

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *