Astronomía Ciencia Desde el espacio

La Nasa muestra los espectaculares filamentos de la Nebulosa del Velo

El telescopio espacial Hubble capturó una imagen fascinante de los delicados haces y filamentos de gas ionizado en la Nebulosa Velo. Acá te mostramos las fantásticas imágenes cósmicas.

De vez en cuando, el telescopio Hubble nos proporciona imágenes sutiles de la existencia en el espacio exterior, a miles de años luz de distancia. La NASA y la ESA han revelado conjuntamente nuevas imágenes de la Nebulosa del Velo, y se pueden admirar los diminutos y delicados filamentos que componen los restos de la supernova que explotó hace 10.000 años.

La Nebulosa del Velo se encuentra a unos 2.100 años luz de nuestro planeta en la constelación de Cygnus. Una estructura extremadamente fascinante que atrae a cualquier entusiasta de la observación astronómica. La nebulosa más famosa está compuesta por delicados filamentos de gas iónico, que combinan intrincadamente sus colores, pareciendo una combinación de formas etéreas que hacen que los ojos sean fascinantes.

La imagen captada por el Telescopio Espacial Hubble, presenta nuevas técnicas de procesamiento. Gracias a ello, se pueden observar los detalles finos de los delicados hilos y filamentos de gas ionizado de la nebulosa. Para captar esta imagen colorida, el Hubble se posicionó nuevamente sobre la Nebulosa del Velo, que ya había sido captada con anterioridad en 2015.

écnicas mejoradas de observación

La NASA explica que las observaciones fueron tomadas por el instrumento Wide Field Camera 3 del Hubble usando cinco filtros diferentes. De igual forma agrega que “los nuevos métodos de posprocesamiento han mejorado aún más los detalles de las emisiones de oxígeno doblemente ionizado (azul), hidrógeno ionizado y nitrógeno ionizado (rojo)”. De manera que ahora es posible observar la nebulosa aún más detalladamente.

La sorprendente imagen muestra los restos de una remanente de supernova formada hace aproximadamente 10 mil años por la muerte de una estrella masiva. La estrella que tenía 20 veces la masa de nuestro Sol, vivió rápido y murió joven, terminando su vida con la liberación cataclísmica de energía. Pese a ello, las ondas de choque y los escombros de la supernova, esculpieron los delicados filamentos de gas ionizado. Formación que ahora conocemos como la Nebulosa del Velo, sin duda una de las más bellas captadas por el Hubble.

Vía: https://ecoosfera.com/

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *