La lluvia, el comportamiento humano y los economistas

La lluvia, el comportamiento humano y los economistas

- en Ciencia
261
4

Las lluvias, el comportamiento humano y los economistas

El estado del tiempo influye sobre la gente en un grado muy superior al que nos imaginamos, y por eso la incidencia de la meteorologí­a sobre la actividad humana siempre ha sido tema de estudio de numerosas disciplinas cientí­ficas. En los últimos años, los economistas se han sumado a esta tendencia, descubriendo correlaciones insólitas entre la lluvia y la conducta de las personas.

Desde la óptica de los economistas, lo más interesante del estado del tiempo es que nadie puede conseguir ni impedir que llueva, nieve, haga frí­o o calor. Esto contrasta con los cambios sociales que son impulsados por las personas, como las modificaciones en las leyes. Con frecuencia, se crean nuevas leyes cuando existe la percepción de que se enfrenta algún serio problema social; por ejemplo, una ola delictiva. Luego de un tiempo de aplicación del nuevo marco legal, el problema disminuye.

El tiempo, sin embargo, es muy diferente. Uno puede estar completamente seguro de que el tiempo puede ser bueno o puede ser malo, pero que de ninguna manera está al servicio ni bajo el control de los seres humanos; a veces resuelve problemas, a veces los provoca. El estado del tiempo suele generar shocks en el sistema que constituyen una valiosa herramienta para ayudar a los economistas a comprender el mundo.

Un caso tí­pico es lo sucedido durante el siglo XIX en Baviera. El mayor problema de esta ciudad alemana eran las excesivas lluvias, que afectaban la siembra y la cosecha del centeno, el principal producto agrí­cola de la región. Utilizando una tabla histórica de precipitaciones elaborada por las Naciones Unidas, se descubrió que el precio del centeno era mucho más alto en los años lluviosos, y como el centeno era el componente principal de los platos de los ciudadanos bávaros, los precios de los alimentos en general también aumentaban. Esto representaba un serio problema social, dado que en esa época, una familia de bajos recursos consumí­a más del 80% de sus ingresos en alimentos. Como existen registros meticulosos de la actividad criminal de entonces, se pudo establecer una sólida correlación entre los años lluviosos, el precio del centeno y la tasa de delitos contra la propiedad: los tres í­ndices subí­an y descendí­an proporcionalmente según la cantidad de lluvia de cada año. Como la lluvia elevaba los precios de los alimentos, las familias pobres se veí­an obligadas a robar para subsistir.

Pero los crí­menes violentos también descendí­an drásticamente en los mismos perí­odos. ¿Cuál era el motivo? Que el 10% de la producción anual de centeno se utilizaba para fabricar cerveza. En los años lluviosos, el precio de la cerveza aumentaba y en consecuencia se consumí­a menos; y los delitos violentos, provocados en su mayorí­a por sujetos alcoholizados, eran mucho menores.

Se ha descubierto que las lluvias tienen a menudo un efecto sorprendente sobre la violencia. En un estudio sobre las revueltas civiles en Estados Unidos durante la década de 1960, William Collins y Robert Margo utilizaron la cantidad de lluvia como variable para la comparación entre las ciudades que sufrieron las manifestaciones más violentas, con respecto a aquellas donde los disturbios podrí­an haberse producido si no hubiese llovido. Los analistas descubrieron que no hay nada mejor que una copiosa lluvia para aplacar una revolución civil. En 1968, luego de dos durí­simos dí­as de altercados en Miami que finalmente se diluyeron bajo la lluvia, el sheriff del condado Dade le pidió a sus colaboradores que rezaran para que continuara lloviendo algunos dí­as más.

Por su parte, los economistas Edward Miguel, Shanker Satnayath y Ernest Sergenti elaboraron un documento que analiza la influencia de las lluvias en las guerras civiles africanas. Observaron que de 43 paí­ses del Africa subsahariana, 23 de ellos sufrieron alguna crisis de guerra civil entre los años 1980 a 1990. Si bien las causas de toda guerra suelen ser complejas, existí­a un factor común en todas ellas. Los economistas descubrieron que uno de los sí­ntomas más confiables para predecir una guerra civil es la falta de lluvias. Usando los datos de las precipitaciones mensuales de diferentes paí­ses africanos (que en su mayor parte basan su economí­a en la agricultura), encontraron que la escasez de lluvias durante una temporada conducí­a inevitablemente a una crisis económica a corto plazo, lo que a su vez exaltaba los ánimos de la población, provocando disturbios generalizados.

4 Comments

  1. Marielena Rodriguez

    Hola:Soy profesira de proyectis cientí­ficos y tengo un grupoo de chicos de 12 años que estan intentando averiguar que tanto influye el clima sobre el comportamiento humano ya que «aparentemente» vamos camino a la deblaque climática.Ellos están muy preocupados pero les ha costado mucho encintrar información. Gracias por la ayuda

  2. Estimada, hace varias decadas que investigamos estos temas. Desde el punto de vista de médicos de puerta, de entrevistas, de estudios climaticos, desde Jung y el «rainmaker chino», etc. etc.
    Nuestro estudio fue declarado importante para las catedras de etnografia y etnohistoria de la Facultad de Humanidades y Ciencias, por escrito.
    Calzamos dicho documento en nuestra nueva pagina, (en construccion)
    http://antecedentes.zzl.org/index.html

    Cuando escribo estas lí­neas estamos a mediados del mes de junio 2008, si aun le interesa informacion, puede pasear por nuestra pagina y por nuestro e-grupo difusioncav, donde podra encontrar bastante informacion, mezclada con algo de crecimiento interior.

    De igual manera, si se le complica, nos ponemos a su disposición para encontrar alguna de la que le sirva a usted, y que sea de orden cientifico exclusivamente, si asi lo desea.

    Un abrazo
    Nelson Guizzo
    Moderador de DifusionCAV http://www.egrupos.net/grupo/difusioncav
    Rainmakers en la RED.

  3. ednita la linda

    sabes busco amigos

  4. Pedro Velez

    MI OPINION…

    Durante años de trabajar en ventas he observado el comportamiento humano de mi entorno y he notado cosas que me han llevado a investigar y corroborar que hay poca o ninguna informacion de temas trasendentales como lo es la influencia del clima en el comportamiento de las personas y su comunicacion u otras actividades, pero siempre me he sugerido que el calor propicia una mayor actividad mental y con ello el libido ( de ahi que se diga que la gente de las costa es mas activa sexualmnete), en el caso de las ventas he notado que la gente de la costa (acostumbrada al calor) se inhibe ante un clima frio o una baja de temperatura y esas inhibiciones incluyen una disminucion en el deseo de comprar o vender (pereza) afectando los resultados de ventas del dia, pero se agrava mas cuando llueve ya que nadie queire mojarse por ir a comprar o vender y cuando termina de llover, se generan aniones en forma natural que hacen que se tenga una sensacion de relajamiento. Todo esto es muy bueno para el estress del ser humano pero afecta los resultados comerciales y economicos de los negocios y con ello de la region o el pais segun las regiones afectadas por lluvia o sol. En efecto el calor altera la mente ya que se siente una sensacion de estress o dinamismo que debe ser el resultado de la acion de la elevacion de temperatura en la sangre quien a su vez predispone al cerebro para que genere substancias que alteran el caracter especialmente a mal cuando el calor es sofocante. si a un intenso calor le suma ahlcohol o drogas en el organismo tendra a un cerebro luchando por deshacerse de lapesada carga magnetica que le lleva la sangre obteniendose un estado o sensacion de incomodidad que puede generar violencia.

    Estoy muy de acuerdo con el informe cientifico presentado por el señor Nelson Gizzo y creo que deberia darse mas apoyo privado a este tipo de estudios que son determinantes para la economia de la nacion, su seguridad social y muchos otros temas que se ven afectados por algo tan simple y complejo como unos cuantos grados mas o menos de temperatura del medio ambiente.

    Para mi… frio=tarnquilidad y calor = estress

    Pedro Velez

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

También te puede interesar

El pozo de Darvaza: La Puerta del Infierno

En pleno desierto de Karakum (Turkmenistán), cerca de