Derecho ambiental Medio ambiente

La importancia de los residuos en la economía circular

¿Por qué no plantearlo así? El éxito está en el residuo, como vienen a sostener los nuevos planteamientos de la economía circular. En la sociedad en la que estamos inmersos, y con la filosofía del “usar y tirar”, una y otra vez, se aprecia un desaprovechamiento del residuo generado.

INVERNADEROS INTERIOR (9)

Y, ¿por qué no contemplar ese residuo como materia prima?, ¿o secundaria? De alguna u otra forma, se debe pretender “hacer permanecer el mayor tiempo posible en el círculo lo que ha entrado”. Hablamos de un círculo o de “economía circular”, un concepto opuesto frontalmente al de “economía lineal”, centrado en el uso de recursos naturales: producir, usar y tirar.

Economía circular

El concepto de economía circular tiene su aplicación en muchos sectores, también en la agricultura. Concretamente, los invernaderos solares de Europa ubicados en las provincias de Almería y Granada, responsables del cultivo de 4,5 millones de toneladas de las hortalizas más consumidas en las UE, tienen una clara orientación hacia la economía circular.

Desde hace años esta industria persigue reutilizar el residuo asociado a su producción, minimizando el volumen que va destinado a vertedero final. Y lo hace no solo por responsabilidad y conciencia medioambiental sino, también, porque los residuos generados en este tipo de agricultura intensiva tienen un alto potencial de revalorización.

La economía circular es un concepto que se interrelaciona con la sostenibilidad, y cuyo objetivo es que el valor de los productos, los materiales y los recursos (agua, energía,) se mantengan dentro del circulo económico durante el mayor tiempo posible, reduciéndose al máximo los inputs de un solo uso.

Este concepto esta perfectamente alineado con los objetivos de desarrollo sostenible en el marco de la Agenda 2030 de la UE. En este contexto, y ante una población creciente y con mayor poder adquisitivo, desde la Unión Europea se señala que para garantizar un crecimiento sostenible hay que utilizar los recursos naturales finitos de una manera más inteligente y sostenible, transformando la economía de tipo lineal en circular.

En este sentido, la economía circular adoptada por el sector de los invernaderos solares plantea vectores prioritarios de actuación, como son, la optimización del uso de los recursos productivos tanto naturales (suelo, agua, energía solar,…), como los elaborados por la industria auxiliar (plásticos, equipos de fertirrigación, abonos, etc) y la reutilización del residuo generado.

Algunos de los residuos generados por la agricultura intensiva en los invernaderos solares son:

Los invernaderos solares de Europa y su participación en la economía circular
Fuente: Libro Contribuciones económicas, sociales y medioambientales del cultivo de invernadero

Residuos

Los volúmenes de residuos generados tienen un gran potencial para ser reutilizados bajo los principios de la economía circular. En efecto, entre las oportunidades del invernadero solar destaca el potencial en la reutilización o reciclaje de los plásticos utilizados, así como la revaloración energética de biomasa procedente de los restos de cosecha y que puede generar bioenergía (calor, biocombustible, electricidad).

Respecto a la biomasa, los hortícolas generan el 15% de la biomasa agrícola en Andalucía. Dada la importancia que supone la biomasa agrícola generada por los hortícolas de invernadero y en relación con el desarrollo de la bioeconomía y la economía circular en Andalucía, hay que mencionar la puesta en marcha de las “Líneas de actuación de las Consejerías de Agricultura, Pesca y Desarrollo Rural y de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio en materia de gestión de restos vegetales en la horticultura de Andalucía”.

Respecto a los plásticos utilizados para las cubiertas, que pueden verse incluso desde el espacio, cabe reseñar que, este sector contribuye más que otros sectores a su reciclaje, ya que el 95% de los plásticos son retirados y el 80% reciclados o reutilizados.

Los plásticos de las cubiertas, de gran sofisticación y durabilidad, tienen una vida media superior a la de otros plásticos, pudiendo llegar a utilizarse durante cuatro campañas. Cuando acaba su vida útil se convierten en residuo y es necesario su reciclado o revalorización. Normalmente se les da una segunda vida como nueva materia prima a través de dos vías: el reciclaje mecánico y el químico.

En España la vía más utilizada es la del reciclaje mecánico, por el cual, el residuo de plástico se convierte de nuevo en granza o aglomerado para servir en la fabricación de un nuevo plástico que, aunque de menos valor tecnológico, sí tiene múltiples aplicaciones. Por ejemplo, para fabricar contenedores de basura, bancos, papeleras, columpios y otra serie de elementos del mobiliario urbano, capazos para la recolección hortofrutícola o maceteros, entre otros.

Los invernaderos solares de Europa y su participación en la economía circular
Gráfica principios de economía circular aplicado al invernadero solar

En el sector de los invernaderos solares está claramente representado el concepto de economía circular y es evidente el esfuerzo que realizan los productores por devolver al ciclo productivo los diferentes residuos que se generan. Un esfuerzo sobresaliente en una industria que cada vez tiene más claro que debe contribuir no solo al sostenimiento alimentario de la población, sino también, a la sostenibilidad medioambiental.

Fuente: Arturo García Díaz,

Vía: https://www.ambientum.com/

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *