Ciencia Curiosidades y rarezas Medio ambiente

La importancia de los parásitos para el planeta

Los parásitos son criaturas no amadas, su sola mención envía un escalofrío por muchas espaldas. Las criaturas como los piojos, las chinches y la tiña pueden causar un gran daño, muchas molestias y mucho sufrimiento a sus huéspedes humanos, de quienes dependen para su supervivencia.

Sin embargo, la mayoría de los parásitos son inofensivos para las personas, ya que solo el 4% de ellos representan una amenaza para nosotros. No solo eso, sino que las criaturas parásitas, desde las plantas hasta los animales, cumplen funciones ecológicas vitales, razón por la cual deberían figurar en los planes de conservación globales, argumenta un equipo de científicos de Estados Unidos.

“Los parásitos son un grupo de especies increíblemente diverso, pero como sociedad, no reconocemos esta diversidad biológica como valiosa”, explica Chelsea Wood, quien investiga la ecología de los parásitos en la Universidad de Washington y es autora de un artículo en el revista Biological Conservation sobre la necesidad de salvar a los parásitos de la extinción a nivel mundial. “Estamos perdiendo parásitos y las funciones que cumplen sin siquiera reconocerlo”.

Muchos de nosotros podríamos pensar en los animales parásitos como indignos de protección, sin embargo, se encuentran entre los animales más diversos y ecológicamente importantes de la Tierra, señalan los científicos. Al ser tan diversos como son, los parásitos van desde plantas parásitas como los muérdagos hasta criaturas menos adorables como los isópodos que viven en el agua y que se alimentan de las lenguas de los peces, por lo que ocupan un espectro muy amplio de nichos ecológicos.

Sin embargo, se encuentran entre las especies menos protegidas que rara vez o nunca aparecen en los esfuerzos de conservación de la vida silvestre o los ecosistemas.

“Durante décadas, los ecólogos han estado pidiendo investigación para comprender el importante papel ecológico de los parásitos y, cada vez más, para proteger a la mayor cantidad posible de especies de la extinción. Sin embargo, la mayoría de los conservacionistas todavía trabajan dentro de sistemas prioritarios de financiación y esfuerzo que excluyen o ignoran a los parásitos, o los tratan como un obstáculo a superar”, escriben los investigadores, cuyo trabajo cuenta con el apoyo de la National Science Foundation de Estados Unidos.

Los científicos han establecido 12 objetivos para promover la causa de la conservación de la biodiversidad de parásitos, incluida más investigación y una mejor gestión de la conservación. Es importante destacar que argumentan que la mitad de los parásitos del mundo deberían describirse taxonómicamente y nombrarse dentro de la próxima década para que estas criaturas y sus roles ecológicos puedan entenderse mejor.

“Si las especies no tienen nombre, no podemos salvarlas”, observa Colin Carlson, profesor asistente de la Universidad de Georgetown. “Hemos aceptado eso durante décadas en la mayoría de los animales y plantas, pero los científicos solo han descubierto una fracción de un porcentaje de todos los parásitos del planeta. Esas son las últimas fronteras: el mar profundo, el espacio profundo y el mundo que vive dentro de todas las especies de la Tierra”.

Sin embargo, los científicos enfatizan que su esquema de conservación no se extiende a los parásitos que infectan a los humanos y animales domésticos porque estos deben ser controlados. Tampoco es un hecho, subrayan, que los parásitos en la naturaleza estén universalmente en riesgo de extinción. “No deberíamos dar por sentado que todos los parásitos se están extinguiendo o están a punto de causar un brote importante”, enfatiza Wood.

Muchos parásitos son muy complejos, explica. Algunos de ellos requieren varios hospedadores a lo largo de su vida, lo que puede significar que primero infectan peces o anfibios pero terminan transmitiéndose a las aves para reproducirse. Para hacer esto, pueden manipular el comportamiento o incluso la anatomía de su primer pez o huésped anfibio para asegurarse de que se vuelvan más susceptibles a ser devorados por las aves, de modo que el parásito pueda terminar en su nuevo huésped requerido.

Wood y sus colegas diseñaron un experimento alrededor de 16 estanques en la región de East Bay en el centro de California para ver cómo los parásitos locales respondían a los cambios en su entorno. En ocho de los estanques, los científicos instalaron estructuras tales como casas para pájaros, perchas flotantes y señuelos para ánades reales para atraer más aves a los sitios. En los ocho estanques restantes no hicieron cambios.

Después de un período de dos años, los investigadores analizaron la biodiversidad de parásitos en cada uno de los 16 estanques. Lo que encontraron fue que algunos parásitos disminuyeron en número cuando había más aves alrededor, mientras que otros parásitos aumentaron en conjunto. En otras palabras, las diferentes especies de parásitos responderán de manera diferente a los cambios en su entorno, lo que no debería sorprendernos.

Si un clima y un medio ambiente drásticamente cambiados en las próximas décadas conducirán a una explosión de parásitos o a su extinción dependerá de varias variables, pero “debemos anticipar ambas trayectorias”, enfatiza Wood. “El truco ahora es descubrir qué rasgos predecirán qué parásitos disminuirán y cuáles aumentarán en respuesta a la pérdida de biodiversidad”.

Vía: Ecoportal

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *