Energí­as alternativas Medio ambiente Polución ambiental

La energía del gas natural también produce contaminación

La energía del gas natural está vista con buenos ojos ya que se trata de un combustible mucho más limpio que el carbón y a veces se lo utiliza como su sustituto natural.

Pero esta reputación positiva no es tan cierta como parece según varios informes y reportes, en los que se explica como la energía que procede del gas natural produce una gran contaminación cuando se realiza el proceso de extraerlo. Es justamente cuando se quema en el proceso de la combustión cuando es más límpido debido a que sus emisiones de gases son más bajas en ese momento.

Hay que tener cuidado con cómo se valoran ciertos productos, ya que no solamente es el último tramo en el que no se evidencia esa contaminación producida, sino en todo el proceso. El fracking o fracturamiento hidráulico es justamente donde se encuentra su momento más contaminante.

El fracking consiste en crear fisuras en la roca para que parte del gas fluya al exterior y se pueda extraer de mejor forma luego desde un pozo. Además, el problema con el que cuenta este sistema es que se utilizan químicos en esta parte de la producción que luego son emitidos a la atmósfera.

Uno de los graves problemas es que contamina el agua potable subterránea y provoca grandes emisiones de CO2 y metano, lo que empeora el calentamiento global y el cambio climático. Debido a la contaminación del agua potable subterránea llega a pasar que la salud de la población cercana a los yacimientos empeora sustancialmente aparte de esos desechos que se van al aire.

Llamas de gas natural

El gas natural es un combustible fósil, aunque las emisiones globales desde su combustión no son la mayor partedel problema que si provoca el carbón o el petróleo.

El gas natural emite de un 50 a un 60 por ciento menos de CO2 cuando se combustiona en una nueva planta de energía de gas natural comparado a las emisiones típicas de una planta de carbón. También se reduce en un 15 a 20 por ciento los gases lanzados a la atmósfera comparados a los que provoca un motor de gasolina en un vehículo.

Donde sí que se encuentran sus emisiones son en la extracción y perforación del gas natural de los pozos y su transporte a través de las tuberías lo que resulta en el filtrado de metano, un gas más potente incluso que el CO2. Estudios preliminares enseñan que las emisiones por metano cuentan con el 1 al 9 por ciento de las emisiones totales.

Polución en el aire al generar energía del gas natural

Contaminación

El gas natural implica una combustión más limpia que otros combustibles fósiles, ya que produce unas nimias cantidades de azufre, mercurio y otras partículas. Al quemar gas natural se produce óxido de nitrógeno, aunque a unos niveles más bajos que la gasolina y el diésel usado en los motores de los vehículos.

10.000 viviendas americanas que funcionan con gas natural en vez del carbón evita unas emisiones anuales de 1.900 toneladas de óxido de nitrógeno, 3.900 toneladas de SO2 y 5.200 toneladas de partículas. Reducir esas emisiones se convierten en beneficios para la salud pública, ya que esos contaminantes se han relacionado con problemas como el asma, bronquitis, cáncer de pulmón y más.

Aunque se tengan esos beneficios, el desarrollo de gas no convencional sí que puede afectar la calidad del aire local y regional. En algunas áreas donde ocurren las perforaciones se han experimentado grandes concentraciones de contaminantes en el aire.

La exposición a niveles elevados de estos contaminantes puede propiciar problemas respiratorios, problemas cardiovasculares y cáncer.

 

Vía:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *