Derecho ambiental Medio ambiente Polución ambiental

La Amazonía Brasileña en llamas

Los incendios en la Amazonía brasileña aumentaron un 13% en los primeros nueve meses del año en comparación con hace un año, ya que la región de la selva tropical experimenta su peor racha de incendios en una década, según datos de la agencia de investigación espacial Inpe.

Los satélites en septiembre registraron 32,017 puntos calientes en la selva tropical más grande del mundo, un aumento del 61% respecto al mismo mes de 2019.

En agosto del año pasado, los crecientes incendios en la Amazonía capturaron los titulares mundiales y provocaron críticas de líderes mundiales como el francés Emmanuel Macron de que Brasil no estaba haciendo lo suficiente para proteger la selva tropical.

El candidato presidencial demócrata de Estados Unidos, Joe Biden, pidió un esfuerzo mundial para ofrecer 20.000 millones de dólares para acabar con la deforestación del Amazonas y amenazó a Brasil con “consecuencias económicas” no especificadas si no “dejaba de talar el bosque”.

El presidente Jair Bolsonaro criticó el comentario de Biden como una “amenaza cobarde” a la soberanía de Brasil y una “clara señal de desprecio”.

Los datos del Inpe publicados el jueves mostraron que en 2019, los incendios aumentaron en agosto y disminuyeron considerablemente el mes siguiente, pero el pico de este año ha sido más sostenido. Tanto agosto como septiembre de 2020 han igualado o superado el máximo de un mes del año pasado.

“Hemos tenido dos meses con mucho fuego. Ya es peor que el año pasado”, dijo Ane Alencar, directora científica del Instituto de Investigaciones Ambientales Amazónicas de Brasil (Ipam).

Y agregó: “Podría empeorar si continúa la sequía. Estamos a merced de la lluvia”.

El Amazonas está experimentando una estación seca más severa que el año pasado, que los científicos atribuyen en parte al calentamiento en el Océano Atlántico Norte tropical que aleja la humedad de América del Sur.

Todo el Amazonas, que abarca nueve países, tiene actualmente 28.892 incendios activos, según una herramienta de monitoreo de incendios financiada en parte por la agencia espacial estadounidense Nasa.

Los incendios de septiembre no solo están quemando áreas y tierras de cultivo recientemente deforestadas, donde los ganaderos las colocaron para limpiar la tierra, sino que también están quemando cada vez más bosques vírgenes, una tendencia preocupante que sugiere que la selva tropical se está volviendo más seca y más propensa a los incendios.

Aproximadamente el 62% de los principales incendios del Amazonas se produjeron en los bosques en septiembre, en comparación con solo el 15% en agosto, según un análisis de imágenes de satélite realizado por la organización sin fines de lucro Amazon Conservation, con sede en Estados Unidos.

El calentamiento del Atlántico Norte también está contribuyendo a impulsar la sequía en el Pantanal brasileño, el humedal más grande del mundo, que ha sufrido más incendios este año que los registrados anteriormente, según datos del Inpe.

Un análisis de la Universidad Federal de Río de Janeiro encontró que el 23% de los humedales, que albergan la población más densa de jaguares del mundo, se han quemado.

“Brasil está en llamas”, dijo Cristiane Mazzetti, activista forestal del grupo de defensa Greenpeace Brasil, en un comunicado.

Vía: Ecoportal

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *