El clima El tiempo atmosférico Fenómenos naturales Salud

Incendios, huracanes y el covi-19 que se fortalece

Con el huracán Laura azotando Luisiana y Texas como una tormenta de categoría 4 “extremadamente peligrosa” y los incendios forestales que amenazan el oeste de los Estados Unidos, Argentina y la Amazonas, millones de estadounidenses enfrentan los complejos riesgos de un desastre natural en medio de una pandemia.

Las tiendas de comestibles abarrotadas y los refugios de emergencia son preocupaciones potenciales.

Los pasos que las personas normalmente toman para prepararse para una tormenta severa o para evacuar pueden contradecir las recomendaciones de salud pública para protegerse a sí mismos y a los demás del COVID-19. Eso es lo que millones de personas estaban enfrentando cuando el huracán Laura se intensificó en el Golfo de México. Más de medio millón de personas estaban bajo órdenes de evacuación, incluidas las ciudades de Galveston, Beaumont y Port Arthur, Texas.

Mi laboratorio de resiliencia urbana en la Universidad Texas A&M ha estado examinando las interacciones entre la infraestructura urbana, los sistemas y las personas en desastres. Al inicio de la pandemia COVID-19, lanzamos un estudio sobre el efecto de la pandemia en los sistemas urbanos durante un desastre natural, aplicando métodos similares a los que usamos durante una extensa investigación sobre el huracán Harvey, que inundó Houston en agosto de 2017.

Nuestra investigación muestra que los desastres compuestos tienen ramificaciones complejas. En la intersección de un peligro natural y una pandemia hay un proceso de decisión plagado de contradicciones.

LA PREPARACIÓN PARA TORMENTAS Y LAS EVACUACIONES AUMENTAN LOS RIESGOS

Durante los tres días previos al paso del huracán Harvey, el número de visitas a supermercados y gasolineras en el área de Houston aumentó entre un 50% y un 100%. La gente no lo pensó dos veces antes de correr a la tienda.

Mientras el huracán Laura se dirigía hacia las costas de Louisiana y Texas, los residentes se encontraban en una situación muy diferente. El aumento de las enfermedades y muertes por COVID-19 en todo el sur durante el verano significó que se alentó a las personas a ponerse en cuarentena y limitar su contacto social para evitar la transmisión del coronavirus. Todavía podrían usar máscaras en las tiendas, pero mantener la distancia recomendada de dos metros se vuelve más difícil cuando las tiendas se llenan de gente. Significa pasar más tiempo esperando con otros en filas y empujándose en los pasillos. Las investigaciones muestran que tanto la cantidad de virus como la cantidad de tiempo que una persona está expuesta a él tienen un impacto en si se infectan y con qué gravedad.

Una complicación aún más onerosa, tanto para las autoridades como para los residentes, es la evacuación.

La decisión de evacuar incluso ante un solo peligro, ya sea un incendio forestal o un huracán, es difícil. Refugiarse en un lugar puede significar condiciones potencialmente mortales, cortes de energía prolongados y acceso interrumpido a instalaciones críticas. Evacuar significa dejar atrás la casa y posiblemente los animales a un destino incierto.

Eso se complica aún más cuando un refugio de emergencia es la mejor opción, pero quedarse en uno puede significar un mayor riesgo de estar expuesto a alguien infectado con el coronavirus.

¿QUÉ ÁREAS SON MÁS VULNERABLES?

Las autoridades evalúan muchas variables al decidir entre evacuaciones obligatorias y voluntarias. Ante una pandemia, ahora también tienen que pensar en la transmisión de enfermedades, y no solo en los refugios de emergencia individuales, sino también a mayor escala. Cuando una gran población se traslada de un área con una alta tasa de propagación de la enfermedad a un área menos afectada, puede poner a la población local en mayor riesgo.

Utilizando datos sobre vulnerabilidad social, riesgo de pandemia y probabilidad de peligro, mi laboratorio creó un mapa interactivo que identifica las fuentes de vulnerabilidad. El objetivo es permitir que los gerentes de respuesta a desastres y los tomadores de decisiones reconozcan los riesgos compuestos que plantea la confluencia de la pandemia y cualquier peligro natural.

El índice de riesgo de peligro compuesto toma en consideración los riesgos sociales, físicos y pandémicos a nivel local, lo que permite que cada condado o comunidad tome decisiones informadas. También genera advertencias sobre grupos vulnerables, como los ancianos y las comunidades de bajos ingresos, que pueden sufrir un riesgo desproporcionado de infección.

Encontramos varios condados con niveles significativamente altos de riesgos compuestos.

Por ejemplo, el condado de Harris, Texas, hogar de Houston, tiene una gran cantidad de casos de COVID-19 y también es vulnerable a los impactos de los huracanes. Cuando un huracán se dirige a la región, el índice puede ayudar a levantar señales de alerta, en particular para los funcionarios de salud locales y los hospitales, sobre los riesgos de exacerbar la pandemia allí y en los condados donde las personas pueden ir en una evacuación.

Por el contrario, un condado con bajo riesgo de huracanes e inundaciones normalmente podría verse como un lugar adecuado para la evacuación, pero si tiene una alta tasa de COVID-19, eso aumenta el riesgo para los evacuados que necesitarían pasar tiempo en refugios, hoteles, restaurantes y tiendas.

Obtener atención médica también puede resultar más difícil durante un desastre natural. Los hospitales pueden ver una afluencia de lesiones, y los incendios forestales y las inundaciones pueden bloquear el acceso a instalaciones de atención médica críticas, dañar los edificios, cortar la energía en los hogares y las instalaciones de atención y cerrar los lugares de prueba de pandemia.

Otros investigadores también han explorado la posibilidad de que una evacuación propague COVID-19. En un estudio reciente de patrones de evacuación y casos de COVID-19 en Florida, los investigadores de la Unión de Científicos Preocupados estimaron que si un huracán de categoría 3 azota el sureste de Florida, la diferencia en esa región entre los evacuados que se refugian en comunidades con bajas tasas de transmisión del coronavirus versus aquellos con tasas altas podrían llegar a 50.000 nuevos casos de COVID-19.

Como muestra nuestra investigación, prepararse y responder al desastre compuesto de un peligro natural en medio de una pandemia es una empresa más complicada que la suma de sus partes.

Vía: Ecoportal

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *