Calentamiento global El clima El tiempo atmosférico Fenómenos naturales Huracanes

Huracanes más fuertes y de mayor duración

Los investigadores advierten que el hallazgo sugiere que las comunidades del interior, que pueden estar menos preparadas que las regiones costeras para enfrentar huracanes, corren cada vez más riesgo.

Los efectos del cambio climático en las tormentas tropicales, incluidos los huracanes, aún se están estudiando, aunque ya se sabe que el calentamiento del planeta hace que las tormentas sean más grandes y más fuertes.

Imagen en color natural del huracán Eta a fecha de 3 de noviembre de 2020 tocando tierra en América Central. NASA

De modo que los académicos de una universidad japonesa analizaron los datos sobre los huracanes del Atlántico norte entre 1967 y 2018 y examinaron su «tasa de deterioro», cuánto tardaron en debilitarse, el primer día después de tocar tierra.

Intentaron comprender qué impacto podría tener el calentamiento de los mares en las tormentas tropicales cuando tocan tierra, generalmente cuando comienzan a perder fuerza.

«Demostramos que la escala de tiempo de deterioro casi se ha duplicado en los últimos 50 años, un gran aumento«, dijo Pinaki Chakraborty, profesor de la Universidad de Graduados del Instituto de Ciencia y Tecnología de Okinawa, que dirigió el estudio.

Eso podría significar que la destrucción «ya no se limitaría a las zonas costeras, lo que provocaría mayores niveles de daño económico y costaría más vidas», advirtió.

Los investigadores buscaron ver si la mayor tasa de debilitamiento se correlacionaba con las temperaturas del mar, que varían de un año a otro, aunque están aumentando en general.

Encontraron un vínculo claro: cuando la temperatura de la superficie del mar era más alta, las tormentas tropicales permanecían más fuertes en tierra durante más tiempo.

Probando la relación

Recurrieron al modelado , «construyendo» cuatro huracanes que se desarrollaron en condiciones idénticas excepto por la temperatura de la superficie del mar.

Cuando cada uno alcanzó la fuerza equivalente de un huracán de categoría 4, «desconectaron» el suministro de humedad a las tormentas modelo, simulando su transición del mar a la tierra, y observaron cómo se comportaba cada uno.

«Aunque la intensidad al tocar tierra es la misma para los cuatro huracanes … las intensidades de los huracanes que se desarrollaron sobre océanos más cálidos decaen a un ritmo más lento», dijo el estudio.

Para probar aún más la propuesta, modelaron los cuatro huracanes en las mismas condiciones, pero esta vez cuando tocaron tierra simulada, los investigadores eliminaron la humedad almacenada en la tormenta.

Estos «huracanes secos» perdieron intensidad significativamente más rápido, y notablemente todos al mismo ritmo, a pesar de haberse desarrollado sobre agua de mar de diferentes temperaturas.

¿Qué está pasando?

La respuesta está en la humedad, que alimenta el motor de un huracán, dijeron los investigadores.Las tormentas que se desarrollan sobre aguas más cálidas retienen más «humedad almacenada», similar a un pequeño tanque de combustible.

Esto los mantiene más fuertes durante más tiempo después de tocar tierra, a pesar de que están aislados del suministro oceánico.

Todavía hay preguntas sin respuesta, incluido cuánto afecta la temperatura del mar al tiempo que tarda una tormenta en debilitarse.

Las ubicaciones de las tormentas en tierra han cambiado con el tiempo, dijeron Dan Chavas y Jie Chen del Departamento de Ciencias de la Tierra, Atmosféricas y Planetarias de la Universidad de Purdue, en una revisión encargada por la revista científica Nature.

Las diferencias de terreno en los nuevos puntos de llegada a tierra podrían estar jugando un papel en que los huracanes se debiliten más lentamente, advirtieron.

Los cambios en la tecnología utilizada para observar tormentas durante las últimas décadas también podrían afectar los hallazgos.

A pesar de esas preguntas, el estudio «agrega peso a las crecientes preocupaciones de que los ciclones tropicales podrían volverse más dañinos en el futuro», escribieron.

Vía: Tiempo (Revista RAM)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *