“Grolar”, la nueva especie de oso híbrido producto del cambio climático

“Grolar”, la nueva especie de oso híbrido producto del cambio climático

Tanto el oso polar como el oso pardo han dado lugar a una nueva especie fértil, el oso grolar. 

La hibridación en animales es más común en la naturaleza de lo que se pueda pensar. No obstante, es cierto que algunos de los ejemplos más conocidos son producto de la intervención humana.

En líneas generales, aunque el caso más conocido de hibridación es la mula, que es el cruce entre un asno y una yegua, existen muchos otros igualmente interesantes. A continuación, se expondrá el caso del del híbrido grolar.

El calentamiento global esta haciendo estragos en nuestro planeta y ni siquiera la pandemia provocada por el cornavirus parece haber aplacado un poco su avance. Una de las victimas más afectadas por este fenómeno es el hermoso oso polar, el cual va perdiendo su territorio día a día.

Esto provoca que este tipo de oso se tenga que desplazar hacia otras zonas más australes buscando sobrevivir, entrando al territorio de los osos pardos, lo que ha dado como resultado la aparición de una nueva especie conocida como “grolar”, una mezcla entre polar y grizzly que ha sido descubierta hace poco.

Este tipo de oso híbrido cada vez será más común a medida que ambas especies se crucen y, según los especialistas, serán más fuertes que las especies originales ya que se adaptarían con facilidad a las condiciones climáticas.

Según la paleontóloga y profesora de ciencias biológicas de la Universidad de Tennessee, Larisa DeSantis, explica que esta especie de oso híbrido llegó para quedarse: “Por lo general, los híbridos no se adaptan mejor a sus entornos que sus padres, pero existe la posibilidad de que estos híbridos puedan buscar una gama más amplia de fuentes de alimentos”.

Además, la especialista se encargó de aclarar que este tipo de oso híbrido tiene un cráneo más alargado, lo que le permite hacerse de presas de mar con mayor facilidad, pero la desventaja es que sus molares son muy pequeños, lo cual los condiciona a solo comer grasa, a diferencia de los osos pardos que son omnívoros.

Los primeros ejemplares de oso híbrido o “grolar” aparecieron hace muy poco, en 2006, en la zona de del Noroeste del Ártico, en Canadá. Estos ejemplares, además de la cabeza alargada, tienen otras características propias de la nueva especie como un pelaje color crema, las uñas más largas y una espalda más encorvada.

El aumentó de esta nueva especie va en aumento y viven en libertad, por el contrario, la población de osos polares de los que descienden, según los expertos, decaerá un 30% en los próximas tres décadas.

Fuente: http://ngenespanol.com

Con información de: https://misanimales.com/

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

También te puede interesar

El primer buitre del mundo con implante biónico

El quebrantahuesos hoy puede volver a aterrizar y