Gases de efecto invernadero: La industria del plástico contribuye entre un 30% y 40% a las emisiones

Gases de efecto invernadero: La industria del plástico contribuye entre un 30% y 40% a las emisiones

Por lo que supone “un obstáculo para cumplir el Acuerdo de París en el contexto de emergencia climática actual”, según un informe presentado este miércoles.

El estudio ‘#Plastívoros. La verdad sobre el ingrediente más tóxico de nuestra alimentación‘, ha sido elaborado por la organización ecologista Amigos de la Tierra y la asociación Justicia Alimentaria, y señala que las fuentes de las que proviene este residuo son “múltiples”, desde la contaminación en zonas industriales hasta las aguas residuales pasando por la agricultura.

Emisiones de la industria del plástico

La presentación se ha hecho coincidir con la muestra de un mural de 12×12 metros en la Plaza de Juan Goytisolo de Madrid para denunciar “la preocupante presencia de microplásticos en nuestras tierras de cultivo y su consecuente impacto en nuestra alimentación, salud y ecosistemas”.

El plástico, según el informe, es “fácilmente visible en los envases y embalajes”, un hecho que queda reflejado en los “más de 1,13 trillones de artículos de embalaje que la industria alimentaria utilizó en Europa durante 2018”.

No obstante, los microplásticos se utilizan “intencionadamente en productos tan variados como fertilizantes, fitosanitarios, cosméticos, detergentes, productos de limpieza y pinturas”, entre otros. Un 80% de la contaminación provocada por microplásticos presente en el océano proviene de la superficie terrestre, donde este problema podría ser “hasta 23 veces mayor que en el entorno acuático”.

La investigación sostiene que la presencia de microplásticos en el océano y demás sistemas acuáticos, incluida el agua para el consumo, constituye el campo “más estudiado”, y ya en 2017 la ONU cuantificó en 51.000 millones estas partículas presentes en los sistemas marinos.

Plástico y microplásticos terrestres

Sin embargo, los microplásticos terrestres han recibido “menos atención”, pero, como muestran los datos actuales, “son mucho más numerosos que los acuáticos” y los suelos agrícolas “podrían almacenar más que las cuencas oceánicas”.

Los embalajes son “sólo una parte”, pues si se enfoca “el primer eslabón del sistema alimentario, la producción de alimentos, basta un dato para poner el foco en el plástico que resulta menos cercano: en la agricultura se emplean unas 6,5 millones de toneladas de plástico al año en todo el mundo”.

Los plásticos se utilizan en invernaderos, en sistemas de riego, para acolchar los suelos, para impermeabilizar, en semilleros y en envases de productos hortofrutícolas, entre otros muchos.

Plástico: actividad agrícola y ganadera

En España se emplean “más de 220.000 toneladas anuales de plásticos en la actividad agrícola y ganadera”, al ser “el segundo país del mundo -sólo superado por China- en superficie agrícola dedicada a la producción hortofrutícola en invernadero permanente”.

Se trata, según el estudio, de 70.000 hectáreas de las cuales algo más de 30.000 están en Almería, una superficie plástica visible desde el espacio exterior.

Aguas residuales

Además, las aguas residuales (domésticas, industriales o las escorrentías de las lluvias) que llegan a las plantas depuradoras contienen “toneladas de microplásticos”.

El informe indica que la mayor parte de los lodos de depuradora se compostan, puesto que contienen materia orgánica, para producir fertilizantes y, según datos del Registro Nacional de Lodos, el 80 % de los lodos generados se destina al uso agrícola en España.

Suelos agrarios

De esta manera, los suelos agrarios se convierten en un “gran receptor de microplásticos” de “más de 17.000 toneladas anuales de este residuo vertidas en suelos agrarios españoles”.

La solución, sostienen las organizaciones, no pasa por reciclar, ya que “sólo una tercera parte del residuo plástico generado en la Unión Europea se recicla” y, de esa parte, “más del 40% se ha exportado a otros países, principalmente al sureste asiático”.

En el caso de España, el 80% de los envases “termina en vertederos, incinerados o desechados en el medio ambiente”.

“No es conveniente suponer que todas esas toneladas de plástico que se acaban inyectado en nuestros suelos son inocuas; al contrario, afectan significativamente a los ecosistemas y la salud de la población. Nuestro sistema alimentario se está viendo interferido por miles de toneladas de plásticos que directa o indirectamente llegan a nuestro cuerpo y afectan a nuestra salud”, ha señalado Jordi Menéndez, responsable de acciones de Justicia Alimentaria.

Desplastificación

El camino hacia la desplastificación pasa por “soluciones de fondo y a todos los niveles”, que establezcan objetivos y plazos concretos “de obligado cumplimiento para todos los actores implicados en la cadena del plástico”. Todo ello junto a sistemas alimentarios locales “basados en cadenas cortas para el suministro de alimentos de proximidad y ecológicos, sin envases de usar y tirar”.

El informe apuesta, además, por “establecer proyectos piloto con iniciativas como el Sistema de Depósito, Devolución y Retorno (SDDR) de envases”.

“No sirven las falsas soluciones, hay que desplastificar nuestras sociedades y nuestra comida. Y para ello hacen falta políticas públicas a todos los niveles que impulsen este camino con decisión. Tenemos que reducir drásticamente la fabricación y el uso de los plásticos en todos los sectores productivos y, en concreto, en el sistema alimentario” ha asegurado Adriana Espinosa, responsable de Residuos y recursos naturales de Amigos de la Tierra.

Fuente: EFE VERDE, Ambientum

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

También te puede interesar

Estas 6 hierbas te ayudan a dormir bien

Si te cuesta conciliar el sueño y no