Agua Derecho ambiental Medio ambiente Vida animal

Hallan a una ballena muerta con más de 20 kilos de plástico en su estómago

Hallado en el noreste de Cerdeña (Italia), los expertos creen que el cetáceo, una hembra embarazada de una cría muerta hacía tiempo, podría haber perdido la vida por la ingesta de plásticos. Un nuevo caso que pone de manifiesto el peligro de los plásticos de un solo uso y la necesidad de regularlos legalmente en todo el mundo.

La aparición de ballenas muertas en la costa no es un hecho aislado. En ocasiones, estos animales suelen desviarse de sus rutas naturales como consecuencia de la interferencia de actividades humanas. Por ejemplo, las prospecciones petroleras o los sonares pueden afectar a sus sistema de ecolocalización (la capacidad que tienen estos cetáceos para orientarse a través del eco que producen sus sonidos), provocando que se desorienten y acaben varadas en playas que se convierten en su trampa mortal. En otras ocasiones, sin embargo, su varamiento puede producirse por causas naturales, como pueden ser fenómenos meteorológicos extremos, como se especula que les pudo pasar a las más de 70 ballenas encontradas muertas recientemente en una playa australiana.

Debido a la progresiva contaminación de los océanos, podríamos añadir todavía otra causa más de muerte habitual: la provocada por la ingesta de plásticos. Esa es la hipótesis principal que podría explicar el hallazgo de un cachalote (Physeter macrocephalus) de unos ocho metros de longitud, encontrado muerto el pasado día 28 de marzo cerca de un complejo turístico en Porto Cervo, en la costa septentrional de Cerdeña.

La autopsia practicada por veterinarios del Istituto Zooprofilattico di Sassari y del CERT Dipartimento Biomedica Comparata e Alimentazione de la Università di Padova, desveló que el animal acumulaba 22 kilos de residuos en su estómago, principalmente plásticos. Los científicos todavía están a la espera de los resultados toxicológicos, por lo que hasta la fecha no han podido determinar con exactitud el fallecimiento del espécimen – una hembra embarazada que también había perdido a su cría-. Sin embargo, apuntan a la ingesta de plástico como causa probable de su fatal destino.

Platos, redes de pesca y una bolsa de detergente

Los residuos plásticos, arrastrados hasta el mar por el caudal de los ríos o arrojados directamente por actividades humanas, como pueden ser la pesca o el turismo, acaban en el océano a un ritmo medio de unos 9 millones de toneladas al año, según un estudio de la Universidad de Georgia liderado por la bióloga Jenna Jambeck. Toda esta basura es posteriormente arrastrada por las corrientes marinas hasta formar grandes acumulaciones en algunos puntos del océano, como el Gran Basurero del Pacífico, y acaba haciendo estragos en los animales marinos, que los confunden con alimento.

La necropsia desveló dos verdades dramáticas: el espécimen, muy delgado, tenía dentro un feto, muerto hacía mucho tiempo”, y hasta 22 kilos de plástico en el estómago, incluyendo platos, redes de pesca e incluso la bolsa de un detergente cuyo marca y código de barras todavía eran legibles”, afirma a National Geographic España Mattia Leone, vicepresidente de SEA ME Sardinia.

El ministro de Medio Ambiente de Italia, Sergio Costa, ha lamentado profundamente esta tragedia medioambiental, y aprovechó el momento para hacer un llamamiento a través de las redes sociales sobre la necesidad de atajar el problema de la contaminación por residuos plásticos. “Los desechos marinos afectan a todo el mundo marino, no solo a Italia, por lo que todo el mundo tiene la obligación de atajarlos cuanto antes mejor”, escribió en su cuenta de Facebook.

El mandatario aprovechó para explicar una nueva legislación que se tramitrá próximamente en el Consejo de Ministros que permitirá a los pescadores devolver a tierra los plásticos recuperados en el mar para proceder a su reciclado, algo que actualmente está prohibido. Además, emplazó a los alcaldes de las ciudades italianas a encabezar la aplicación del nuevo acuerdo de la Unión Europea que contempla la prohibición de los plásticos de un solo uso.

Vía: nationalgeographic

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *