Calentamiento global El clima El tiempo atmosférico

Elevadas temperaturas y reducción de hielo marino en el Ártico

El mes de julio 2020, el tercero más cálido a escala mundial desde que se elaboran registros.

El Servicio de Cambio Climático de Copernicus (C3S), implementado a través del Centro Europeo de Previsiones Meteorológicas a Plazo Medio en representación de la Comisión Europea, publica cada mes boletines sobre el clima que informan de las variaciones registradas en la temperatura del aire en superficie a escala mundial la cobertura de hielo marino y las variables hidrológicas.

Todos los resultados se basan en análisis generados por ordenador que utilizan miles de millones de mediciones provenientes de satélites, buques, aeronaves y estaciones meteorológicas en todo el mundo.

Temperatura del aire en superficie en julio de 2020:

• A escala mundial, este julio fue el tercero más cálido de este registro de datos, por detrás de los de 2016 y 2019.
• La extensión de hielo marino en el Ártico en julio de 2020 se situó a la par de la del anterior valor mínimo para julio en este registro de datos, cerca de un 27% por debajo de la media para el periodo 1981-2020.
 La ruta marítima septentrional, a lo largo de la costa norte de Siberia, estuvo en gran medida libre de hielo, y las temperaturas también se situaron considerablemente por encima del promedio en la región, así como sobre el archipiélago canadiense y el Océano Ártico central.
• En Europa, las temperaturas se situaron por debajo de la media en el norte y superaron el promedio en el sur. En efecto, las temperaturas en el sudoeste rozaron valores máximos durante una ola de calor a finales de mes.

Anomalías de la temperatura del aire en superficie en julio de 2020 en el Ártico frente a la media de julio durante el periodo entre 1981 y 2010. Fuente de los datos: ERA5. Crédito: Servicio de Cambio Climático de Copernicus, Centro Europeo de Previsiones Meteorológicas a Plazo Medio (CEPMPM)

El mapa y los valores de datos citados provienen del conjunto de datos ERA5 del Servicio de Cambio Climático de Copernicus, del CEPMPM, que actualmente se remonta a 1979. Los promedios de área para las temperaturas de la región europea se aplican exclusivamente a la superficie terrestre, con las siguientes coordenadas de longitud/latitud: 25W-40E, 34N-72N.

Puede descargar más información sobre las variables climáticas en julio y actualizaciones climáticas de meses anteriores, así como gráficos en alta resolución, en el siguiente enlace, aquí.

Acerca del CEPMPM y Copernicus

Copernicus es el programa insignia de observación de la Tierra de la Unión Europea que opera a través de seis servicios temáticos: atmósfera, mares, tierra, cambio climático, seguridad y emergencias. Ofrece servicios y datos operativos de acceso libre que brindan a los usuarios información fiable y actualizada sobre el planeta y el medio ambiente. La Comisión Europea coordina y gestiona el Programa, que se implementa en colaboración con los Estados miembro, la Agencia Espacial Europea (AEE), la Organización Europea para la Explotación de Satélites Meteorológicos (EUMETSAT), el Centro Europeo de Previsiones Meteorológicas a Plazo Medio (CEPMPM), las Agencias de la UE y Mercator Océan, entre otros.

El CEPMPM opera dos servicios de Copernicus, el programa insignia de observación de la Tierra de la Unión Europea: el Servicio de Cambio Climático de Copernicus (C3S) y el Servicio de Vigilancia Atmosférica de Copernicus (CAMS). También contribuye al Servicio de Gestión de Emergencias de Copernicus (CEMS). El Centro Europeo de Previsiones Meteorológicas a Plazo Medio (CEPMPM) es una organización independiente intergubernamental conformada por 34 países. Constituye tanto un instituto de investigación como un servicio que opera de forma ininterrumpida para producir y divulgar predicciones meteorológicas numéricas a sus Estados miembro. Estos datos están totalmente disponibles para los servicios meteorológicos nacionales de dichos Estados miembro. El superordenador (y su archivo de datos) del CEPMPM es uno de los más potentes de su tipo en Europa y los Estados miembro pueden utilizar el 25% de su capacidad para sus propios fines.

Vía: Tiempo (Revista RAM)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *