Curiosidades y rarezas Fotografías

El yate fantasma hundido en la Antártida

El «Mar Sem Fim», también llamado «Mar sin fin», es un yate brasileño que se hundió hace 7 años en la bahía Maxwell de Ardley Cove, en la Antártida, a unos 1.200 km al sur del continente.

Desde entonces, estuvo durante un año y medio hundido, convirtiéndose en un barco fantasma al mirarlo desde la superficie. 

0712_yate2

Propiedad del periodista y empresario brasileño, João Lara Mesquita, el yate tenía cuatro personas a bordo cuando se hundió. La tripulación estaba ocupada filmando un documental en la costa antártica cuando un fuerte viento de más de 100 kilómetros por hora atrapó al bote, empujándolo contra el hielo. Atascados en la helada superficie, inmediatamente hicieron una llamada de SOS por radio, que fue captada por la Armada de Chile en Bahía Fildes.


Los investigadores fueron rescatados, pero el mal tiempo retrasó el proceso por un par de días. Las olas eran muy altas y el viento seguía soplando sin descanso. “Nuestra evacuación fue extremadamente arriesgada. Olas de casi dos metros y vientos a 40 nudos hicieron que las operaciones fueran realmente difíciles» relató un miembro de la tripulación. Cuando el barco de la Armada de Chile finalmente se acercó, los documentalistas saltaron inmediatamente a bordo y finalmente escaparon. Todo salió bien para la gente, pero no para Mar Sem Fim, que no podía recuperarse de ninguna manera en ese momento: quedó hundido y cubierto de hielo.

El agua helada que entró en el casco se congeló, expandiéndose y hundiendo al yate, que terminó en el fondo de una bahía poco profunda, a solo 10 metros de la superficie. Durante más de un año fue posible observarlo desde arriba. Su dueño, João Lara Mesquita, logró ir a esa posición y, cuando las condiciones climáticas lo permitieron, envió a los buzos para envolver el casco con suspensiones y colocar boyas infladas a ambos lados. Con esas boyas se logró levantar gradualmente al yate, que ya había estado bajo el agua durante mucho tiempo. Una vez que el bote volvió a emerger, comenzaron las operaciones de remolque hasta la costa, donde los investigadores recuperaron su equipo. La cobertura máxima del seguro, sin embargo, fue de «solo» $ 700,000. Muy poco para reparar todo el daño sufrido por el barco durante el tiempo que permaneció hundido.

0712_yate3

Vía. weekend.perfil

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *