Ciencia Curiosidades y rarezas

El tsunami que separó a Gran Bretaña de Europa

Causado por un deslizamiento submarino frente a Noruega, este tsunami acabó con lo que quedaba de tierra firme entre Inglaterra y el continente europeo.

Hace entre 110.000 y 12.000 años, la Tierra sufrió una intensa glaciación, conocida como la última edad de hielo. Durante aquél gélido periodo, los polos se extendieron casi hasta los trópicos, y fue tanta la cantidad de agua «atrapada» en forma de hielo que el nivel del mar quedó muchos metros por debajo del actual.

Eso significa que grandes extensiones de terreno que hoy se encuentran bajo el agua estaban, entonces, expuestas. Y eso, por supuesto, incluye también a la parte meridional del Mar del Norte. En otras palabras, en aquellos momentos Gran Bretaña estaba físicamente conectada al continente europeo por una fértil llanura que los científicos han llamado Doggerland.

Más tarde, una vez terminada la glaciación, una buena parte del hielo polar se derritió, lo que causó un aumento del nivel del mar en todo el mundo. El perfil de las costas cambió para siempre y grandes masas de tierra quedaron irremediablemente bajo las aguas. Hace unos 8.200 años, en efecto, lo único que quedaba de Doggerland, que tras la edad de hielo se fue haciendo cada vez más pequeña, era una isla, llamada Dogger, rodeada por un pequeño archipiélago.

Tsunami súbito y devastador

Ahora, un equipo de investigadores británicos acaba de descubrir que esa isla, lo último que quedaba de la gran llanura, sufrió un trágico final. De hecho, la isla Dogger no fue borrada por un gradual aumento del nivel de las aguas como el resto de Doggerland, sino por un tsunami súbito y devastador que, hace poco más de 8.000 años, atravesó el Mar del Norte de parte a parte.

A pesar de ello, existen evidencias de que la ola no inundó la isla Dogger de forma permanente, sino que fue posible seguir viviendo en lo que quedó de ella hasta varios siglos después.

El hallazgo se acaba de publicar en la revista Antiquity, que edita la Universidad de Cambridge. En su estudio, los investigadores explican que hace 8.150 años se produjo un deslizamiento submarino frente a las costas de Noruega, conocido como Storegga Slide, que provocó en el Mar del Norte un gran tsunami que golpeó con fuerza, con olas de varios metros, las costas circundantes. Muchos científicos creen que el tsunami de Storegga ayudó a aislar a Gran Bretaña de Europa.

Sin restos arqueológicos

El problema es que hasta la fecha no ha sido posible recuperar registros arqueológicos del impacto del tsunami en Doggerland. «En esencia -explica Vince Gaffney, de la universidad británica de Bradford y coautor del artículo- no sabemos nada sobre el impacto real en las áreas que eran evidentemente más susceptibles de ser golpeadas».

Como parte de un proyecto a largo plazo para hacer un mapa detallado de Doggerland, Gaffney y su equipo extrajeron del fondo marino núcleos de sedimentos frente a la costa de East Anglia, al este de Inglaterra. Los núcleos contienen rastros del tsunami de Storegga, como conchas rotas.

Al parecer en ese punto el tsunami arrasó un valle fluvial, arrancando árboles por ambos lados y dejando su huella en los sedimentos. Pero el agua se retiró pronto, de modo que los sedimentos posteriores sugieren que el área volvió a quedar nuevamente por encima del agua.

Los investigadores creen que eso sugiere que el archipiélago de Dogger logró sobrevivir durante varios siglos más, hasta hace aproximadamente 7.000 años, cuando se hundió definitivamente para convertirse en lo que ahora se llama Dogger Bank: un extenso banco de arena submarino.

Fuente: José Manuel Nieves / ABC, Ambientum

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *