Agua Derecho ambiental Medio ambiente Vida animal

El regreso de las ballenas jorobadas y azules a la Antártida

Después de décadas de exterminio, las ballenas azules y jorobadas de las islas Georgias del Sur finalmente están recuperándose.

El animal más grande de la Tierra está demostrando que las protecciones de la vida silvestre realmente funcionan.

Un equipo dirigido por el Censo de la Antártida Británica (BAS, por sus siglas en inglés) informó recientemente acerca de los resultados iniciales de tres años de expediciones a la isla subantártica de Georgia del Sur.

Georgia del Sur es un importante sitio de alimentación durante el verano para las ballenas jorobadas, pero se convirtió en un campo de exterminio cuando la industria ballenera lo descubrió durante la primera mitad del siglo XX.

Pero ahora, después de 30 años de políticas de conservación, las ballenas están regresando. Los investigadores contaron 36 avistamientos de 55 ballenas azules antárticas en peligro crítico de extinción durante su viaje de 2020. En el 2018, solo hubo uno.

ballenas jorobadas

UNA RECUPERACIÓN SORPRENDENTE

«Es realmente, realmente sorprendente», dijo el Dr. Trevor Branch de la Universidad de Washington a BBC News. «Pensar que en un período de 40 o 50 años, solo tenía registros de dos avistamientos de ballenas azules en todo el sur de Georgia. Desde 2007, tal vez ha habido un par de avistamientos más aislados. Así que, pasar de básicamente nada a 55 en uno año es asombroso«.

BAS dijo que la cantidad de ballenas azules que su equipo había visto no tenía precedentes. Pero también marca el regreso a una norma previa a la caza de ballenas. A principios del siglo XX, las ballenas azules se avistaban en cientos y miles, pero las operaciones balleneras diezmaron sus poblaciones.

Se estima que las compañías acabaron con unas 176 mil ballenas durante 60 años. Esto representa aproximadamente el 97% de las ballenas azules de la región. La Comisión Ballenera Internacional (CBI) suspendió la caza comercial en 1986. Apenas se volvieron a ver ballenas alrededor de Georgia del Sur entre los años sesenta y noventa, cuando se cree que comenzaron a regresar.

Además de las ballenas azules antárticas, el equipo liderado por BAS registró 790 ballenas jorobadas durante 21 días, y estima que ahora hay más de 20.000 de ellas alimentándose en la isla durante el verano.

ballena azul

El informe también registró frecuentes avistamientos de ballenas francas australes en 2018, pero pocas en 2019 y 2020, lo que sugiere que habrían ido a otros lugares para alimentarse.

«Después de tres años de censos, estamos encantados de ver a tantas ballenas que visitan Georgia del Sur para alimentarse nuevamente«, dijo la líder del proyecto, la Dra. Jennifer Jackson, en el comunicado de prensa.

«Está claro que la protección contra la caza de ballenas ha funcionado, ya que las ballenas jorobadas ahora se ven en densidades similares a las de hace un siglo, cuando la caza de ballenas comenzó en Georgia del Sur», agregó.

El Comité Científico de la CBI seguirá verificando el estado de conservación de las ballenas de Georgia del Sur, y llevará a cabo una nueva evaluación general de la recuperación de las especies el próximo año.

Fuente: Labioguia

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *