Agua Medio ambiente

La capacidad de producción del océano

El uso de la tecnología y la innovación serán claves para lograr que el océano multiplique hasta por seis su capacidad de producción de proteína marina en las próximas décadas, según un informe de la FAO.

El océano podría aportar seis veces más alimento del que aporta en la actualidad, logrando más de dos tercios de la proteína animal que se necesitará para alimentar a la población mundial futura, si se aplican medidas efectivas.

Esta es la principal conclusión del informe ‘El Futuro del Alimento obtenido del Océano’.

El informe elaborado por el Panel de Alto Nivel para una Economía Oceánica Sostenible, conocido como Ocean Panel, un grupo de acción integrado por 14 jefes de estado y que recientemente publicó un documento sobre las oportunidades que ofrece el océano ante el cambio climático, es el primero de una serie de 16 anunciados.

El Futuro del Alimento obtenido del Océano” concluye que el océano tiene una posición “privilegiada” para contribuir a los objetivos de seguridad alimentaria debido a la “naturaleza altamente nutritiva de los productos pesqueros que contienen vitaminas esenciales, minerales, ácidos grasos omega 3 de cadena larga y otros nutrientes que no se encuentran en proteínas vegetales o de animales terrestres”.

Los científicos que han elaborado el informe apuntan que, a través de mejoras en la gestión pesquera, las capturas podrían mejorar un 20% en comparación a la actualidad y hasta un 40% más en el futuro, en base a la tasa de explotación actual.

Sin embargo, la pesca por sí sola no es suficiente. Los beneficios potenciales de producción alimentaria se basan en la “expansión sostenible” de la acuicultura marina; en concreto, los expertos estiman que el océano podría proveer 364 millones de toneladas de proteína animal.

La FAO estima que se necesitarán 500 millones de toneladas de proteína animal para abastecer la demanda global futuraLos científicos instan a acelerar la producción de especies de acuicultura marina que “no dependen de insumos alimenticios”, como mejillones y algas.

Recalcan que estas explotaciones acuícolas podrían contribuir al suministro de alimentos a nivel mundial al tiempo que contribuirían a mejorar la calidad del agua y crear hábitats para pesquerías salvajes, además de impulsar la resiliencia costera.

Christopher Costello, autor principal del documento y representante del Grupo de Expertos del Panel de Alto Nivel subraya que el océano tiene un “enorme e inexplorado potencial” para alimentar a la población mundial en las futuras décadas”.

Además, destaca que la proteína marina tiene una menor huella ambiental frente a muchos otros recursos alimenticios.

Sin embargo, alerta de que “la salud y riqueza del océano van de la mano”. Por ello, plantea “cambios rápidos y profundos en la manera en la que gestionamos las industrias que se desarrollan en el océano”.

Es la solución para “sostener nuestra seguridad alimentaria de largo plazo y los medios de subsistencia de millones de personas”.

El presidente de ICFA y secretario general de la Confederación Española de Pesca (CEPESCA), Javier Garat, ha aprovechado su intervención en el Simposio Internacional sobre Sostenibilidad Pesquera, para animar a las fundaciones y ONG ambientalistas a trabajar junto con la industria pesquera, los científicos y los gobiernos en la mejora de la gestión de la pesca en todo el mundo, “en lugar de gastar cientos de millones de dólares cada año para promover limitaciones e incluso la prohibición de la pesca, principalmente a gran escala, con la excusa de la conservación”.

Para el secretario general de Cepesca es necesario generar confianza entre todas las partes y conceder la presunción de inocencia a la industria pesquera, muy frustrada hoy en día debido a la presunción de culpabilidad que se le achaca de manera arbitraria.

En su opinión, sería más positivo y productivo para todos sumar esfuerzos en la mejora de la gobernanza general de la pesca: “invertir en programas de recopilación de datos y análisis científico para que los expertos puedan realizar mejor su trabajo, o en nuevas tecnologías para que los artes de pesca sean más selectivos”, y así “participar activamente en el proceso científico que sustenta la gestión pesquera efectiva, en colaboración con todas las partes interesadas y los gestores pesqueros”.


Vía: elagoradiario

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *