Curiosidades y rarezas Fotografías

El «Niño» regala una alfombra rosa al desierto de Atacama, Chile

Flores en desierto de AtacamaUn gigantesco manto de flores multicolores tapiza el desierto de Atacama, el más árido del mundo en el norte de Chile, con una intensidad no vista en varias décadas, un maravilloso efecto del fenómeno de «El Niño».

Flores en desierto de Atacama 7Sobre las inmensas laderas desérticas, florecieron miles de especies de flores de color amarillo, rojo, blanco o violeta, que han llenado de color este inmenso espacio vacío que en esta época alcanza temperaturas por sobre los 40 grados Celsius.

Flores en desierto de Atacama 1Miles de ‘suspiros de campo’ (nolana parradoxa) en tonos violetas y blanco y ‘añañucas’ amarillas (rhodophiala rhodocirion) emergen para vestir de color a la habitual palidez de sus tierras.

Flores en desierto de Atacama 2Se suman a esta fiesta de color miles de ‘garras de león’ (bomarea ovallei), una especie endémica de Chile de color rojo, y ‘patas de guanaco’ (calandrinia Longiscapa), que en varias tonalidades aportan su esplendor a este espectáculo de la naturaleza, que se suele producir cada cuatro o cinco años y que en esta ocasión ha alcanzado una intensidad no vista en décadas.

Flores en desierto de Atacama 3«Este año ha sido particularmente especial, porque la cantidad de agua que ha caído ha hecho que sea tal vez el más espectacular de los últimos 40 o 50 años», dijo Raúl Céspedes, museólogo y académico de la Universidad de Atacama.

Flores en desierto de Atacama 5

Otro efecto de El Niño

Flores en desierto de Atacama 6El fenómeno climático de El Niño, que impactó con mayor fuerza este año, aportó las lluvias necesarias para que germinen los bulbos y los rizomas (tallos subterráneos que crecen de forma horizontal) que se mantienen latentes en este árido lugar.

«Cuando uno piensa en desierto, piensa en absoluta sequedad, pero hay un ecosistema que está latente y esperando para que ciertas condiciones se produzcan», como la caída de agua, altas temperaturas y humedad, explica Céspedes. El fenómeno de floración ha sido particularmente extenso este año.

Tras un primer brote en invierno después de las inusuales lluvias que cayeron en marzo y provocaron aluviones que dejaron más de 30 muertos en la región de Atacama, se produjo una segunda floración a inicios de esta primavera austral.

«El caso de ahora ha sido un fenómeno muy inusual, ya que debido a los aluviones de marzo, se produjo una floración especial en época de invierno, situación de la que no había registro (…) y después hubo otra floración en primavera», dice por su parte Daniel Díaz, director regional de Servicio Nacional de Turismo de la Región de Atacama.

 

 

Vía: lanacion
Créditos Fotográficos: Mario Ruiz / EFE

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *