El mapa que revela la disminución de los hielos del Ártico

El mapa que revela la disminución de los hielos del Ártico

- en Calentamiento global, Medio ambiente
19
0

En julio de 2020, la capa de hielo que se extiende por el Océano Ártico alcanzó un nivel récord bajo para esta época del año.

Evolución hasta julio de 2020

Los mapas anteriores muestran la extensión del hielo marino en el Océano Ártico para julio de 2020 (arriba, a la derecha) en contexto con el hielo marino de julio de 2000 y 2010.

La extensión se define como el área total en la que la concentración de hielo es de al menos el 15 por ciento: cantidad mínima a la que las mediciones basadas en el espacio proporcionan una medición confiable. El contorno amarillo de cada mapa muestra la extensión media de 30 años del mes.

En julio de 2020, la extensión del hielo promedió 7.28 millones de kilómetros cuadrados (2.81 millones de millas cuadradas), por lo que es la más baja para julio desde el inicio de las mediciones satelitales en 1979. La extensión de julio de 2020 es 2.19 millones de kilómetros cuadrados por debajo del promedio de 1981-2010 para el mes, y 310,000 kilómetros cuadrados por debajo del mínimo récord anterior, establecido en 2019. Por contexto, la extensión del hielo en julio de 2000 fue cercana al promedio de 1981-2010, y julio de 2010 midió 1,4 millones de kilómetros cuadrados por debajo del promedio.

Las temperaturas del aire inusualmente cálidas en mayo y junio de 2020 sobre Siberia prepararon el escenario para un rápido derretimiento en los mares Siberia Oriental y Laptev, mientras que las corrientes oceánicas ayudaron a eliminar el hielo de la costa ártica rusa, abriendo la Ruta del Mar del Norte. En contraste, el hielo marino en los mares de Chukchi y Bering estuvo más cerca de lo normal en julio.

En un año determinado, hay variaciones regionales en la temperatura del aire, la temperatura del agua y el tiempo que promueven o inhiben el derretimiento en diferentes partes del Ártico. Pero en el contexto del registro a largo plazo, el hielo marino ha estado disminuyendo en todas las áreas geográficas y en cada mes y temporada.

No hay garantías sobre cómo se desarrollará el resto de la temporada de derretimiento 2020; pueden pasar muchas cosas entre julio y finales de septiembre. Por ejemplo, el hielo marino en 2019 alcanzó un mínimo histórico en julio, pero luego terminó empatado en el segundo mínimo anual más bajo a mediados de septiembre.

La borrasca del Ártico de julio de 2020

A principios de agosto de 2020, los científicos observaban un sistema atmosférico de baja presión sobre el Océano Ártico preguntándose cómo afectaría al hielo. La borrasca es visible en la imagen a continuación, adquirida el 28 de julio de 2020, por el espectroradiómetro de imágenes de resolución moderada (MODIS) en los satélites Terra y Aqua de la NASA.

Borrasca de 28 de julio 2020 cerca del Polo Norte.

«Históricamente, estas borrascas de verano han sido clave para determinar qué tan baja es la extensión del hielo en septiembre, el mes del mínimo de hielo marino», dijo Alek Petty, un científico del Centro de Vuelo Espacial Goddard de la NASA. «Lo que estamos buscando es qué tan fuertes son (¿qué tan bajo es el bajo?), dónde están, cuánto tiempo permanecen en el Ártico y cómo responde el hielo marino».

Quizás el sistema de baja presión más notable en los últimos años fue el «gran ciclón ártico de agosto de 2012». Después de analizar esa borrasca, los científicos de hielo marino Goddard, Claire Parkinson y Josefino Comiso, publicaron un análisis que señalaba que era el principal contribuyente al mínimo de hielo marino más bajo registrado, alcanzado el 13 de septiembre de 2012.

Papel de las borrascas en el Ártico

Los efectos de las borrascas en el Ártico pueden ser complejos. Por un lado, pueden aumentar la fusión al importar calor y humedad de latitudes más bajas. También pueden romper el hielo haciéndolo más fácilmente erosionado por el viento, las olas y el agua tibia del océano. Pero, por otro lado, los fuertes vientos pueden extender el hielo a través del Ártico, y las nubes pueden proteger el hielo de la luz solar.

Esta baja parecía ser bastante significativa al principio, ya que tenía una fuerza similar a la de 2012. Pero la borrasca de 2012 duró semanas y ocurrió más tarde en la temporada de deshielo. «Creo que mucho depende de cuánto dura esto y cuánto debilita la capa de hielo», dijo Petty. «Estamos viendo este y otros que podrían seguir».

Imágenes de NASA Earth Observatory de Joshua Stevens, utilizando datos del Centro Nacional de Datos de Nieve y Hielo y datos MODIS de EOSDIS / LANCE de la NASA y GIBS / Worldview. Historia de Kathryn Hansen

NASA Earth Observatory

Vía: Tiempo (Revista Ram)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

También te puede interesar

Estas 6 hierbas te ayudan a dormir bien

Si te cuesta conciliar el sueño y no