El clima El tiempo atmosférico Fenómenos naturales

El choque entre los humos de incendios y las tormentas tropicales

Impulsados por los vientos dominantes que barren el aire de oeste a este, los satélites rastrearon el humo a medida que se extendía por gran parte del territorio continental de Estados Unidos.

Un segundo peligro, los ciclones tropicales, también ayudó a dirigir las columnas de humo que volaban a gran altura mientras pasaban por el medio oeste y el noreste entre el 14 y el 16 de septiembre de 2020.

La serie de imágenes de abajo muestra la abundancia y distribución de carbono negro, un tipo de aerosol que se encuentra en el humo de los incendios forestales, mientras viajaba con vientos en chorro a través de los Estados Unidos. Los datos de carbono negro provienen del modelo de procesamiento directo GEOS (GEOS-FP) , que asimila información de satélites, aeronaves y sistemas de observación terrestres. El conjunto de radiómetros de imágenes infrarrojas visibles (VIIRS) del satélite Suomi NPP de la NOAA-NASA adquirió las imágenes de las tormentas.

Concentración y distribución de carbono negro, un tipo de aerosol que se encuentra en el humo de los incendios forestales

Cuando el huracán Paulette azotó el Océano Atlántico el 14 de septiembre, los vientos circulantes de la tormenta probablemente ayudaron a mantener los cielos alrededor de la tormenta casi despejados. Para el 15 de septiembre, el humo había comenzado a entrar por el borde exterior de Paulette, cuya presencia ayudó a dirigir el humo alrededor del lado noroeste de la tormenta. Para el 16 de septiembre, los remanentes de Paulette se habían trasladado al noreste, más cerca de Terranova, despejando el camino para que la columna de humo se extendiera hacia el este sin obstáculos.

Si bien mapas satelitales como este muestran humo en todo Estados Unidos, eso no significa que el humo haya tenido efectos igualmente fuertes en la calidad del aire a nivel del suelo en todas partes. Mientras que las personas que vivían en comunidades cercanas a los incendios en California y Oregón enfrentaron una calidad del aire muy poco saludable y peligrosa entre el 14 y el 16 de septiembre, la calidad del aire en la superficie en el este de los EE. UU. se mantuvo mayormente buena. Eso se debe a que el humo viajaba alto en la atmósfera , explicó Santiago Gassó, científico atmosférico del Centro de Vuelo Espacial Goddard de la NASA.

Los datos de los sensores lidar terrestres que forman parte de la red Micro-Pulse Lidar de la NASA (MPLNET) midieron el humo sobre Greenbelt, Maryland, a una altura de 7 a 9 kilómetros (4 a 5 millas) el 14 de septiembre. Según Ryan Stauffer, otro científico atmosférico en Goddard, la capa de humo se hundió más cerca de 3 kilómetros (2 millas) unos días más tarde mientras viajaba por una zona amplia y relativa de altas presiones atmosféricas , una característica meteorológica conocida como dorsal.

Si bien las capas de humo pueden causar enfriamiento atmosférico y tener efectos importantes en las nubes en algunas circunstancias, los meteorólogos no creen que el humo haya tenido un gran impacto en el huracán Paulette. Los huracanes obtienen la mayor parte de su energía del mar y la atmósfera inferior, pero en el caso de Paulette, la capa de humo probablemente era demasiado alta para influir mucho en la fuente de energía de la tormenta.

No podemos descartar por completo un impacto, pero dada la transición extratropical de Paulette que también estaba ocurriendo, cualquier impacto del humo habría sido bastante pequeño”, dijo Scott Braun, meteorólogo investigador de Goddard. “Si el humo hubiera estado en niveles bajos, probablemente habría habido un impacto, posiblemente un debilitamiento de la tormenta”, dijo.

Imágenes de NASA Earth Observatory por Joshua Stevens , usando datos GEOS-5 de la Oficina de Asimilación y Modelado Global de la NASA GSFC y datos VIIRS de NASA EOSDIS / LANCE y GIBS / Worldview y Suomi National Polar-orbiting Partnership. Historia de Adam Voiland.

NASA Earth Observatory

Vía: Tiempo (Revista RAM)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *