Derecho ambiental Medio ambiente Tecnología

Drones para la detección de basura

El vuelo de un dron puede cubrir un área relativamente grande ya que la máquina toma imágenes desde unos 30 metros de altura, que es “lo suficientemente alto para permanecer por encima de la línea de árboles, pero lo suficientemente cerca del suelo para obtener fotografías nítidas y fácilmente analizables”.

En muy poco tiempo, la popularidad de los drones ha crecido a un ritmo considerable. Así, se puede decir de forma genérica, que un dron es una aeronave que vuela sin ningún tipo de tripulación.

No obstante, se puede afinar mucho más en la definición dada, ya que en la anterior no se hace referencia de forma alguna, al hecho de que el dron pueda ser, o no, controlado de una forma remota por alguna persona.

Por ello, es conveniente tener claro lo que significan las siglas RPA. Una RPA es una aeronave que es pilotada de forma remota (remotely piloted aircraft), existiendo por tanto una persona encargada del control de la aeronave. Por tanto, en este punto se puede considerar como conceptos sinónimos los términos de dron y RPA.

Los drones se han desplegado para una variedad de causas ambientales, desde la protección de cultivos hasta el seguimiento de animales en peligro de extinción.

Pero los drones pueden hacer aún más.

En el área de San Francisco, en el estado de California en los Estados Unidos, un equipo de científicos ha comenzado a usar drones para la detección de basura: es decir, para encontrar desechos plásticos en las orillas de las vías fluviales locales.

Esto se puede hacer con relativa facilidad con la ayuda de un dron, que captura imágenes del aire para que luego puedan ser analizadas por un software especialmente diseñado, que busca signos de desechos plásticos y otros desechos junto a arroyos y arroyos.

Luego, los pedazos de basura se recolectan de los lugares identificados antes de que puedan ingresar al agua y flotar hacia el océano. El sistema, según sus creadores, es mucho más efectivo que hacer que equipos de personas caminen minuciosamente a lo largo de las vías fluviales de vez en cuando en busca de pedazos de basura.

“Pensamos, ‘usar personas es muy de la vieja escuela. ¿Hay algo que podamos hacer para demostrar lo que es posible al aprovechar las nuevas tecnologías? ‘”, Dijo Tony Hale, director del proyecto San Francisco Estuary Initiative, a DroneLife, una publicación en línea.

“Al levantar un dron sabíamos que podíamos cubrir más espacio, más rápidamente con menos personas, lo que se traduciría en ahorros de tiempo y dinero”, explica Hale.

Mejor aún

El uso de un dron permite repetir las inspecciones de los mismos sitios, lo que sería engorroso y consumiría mucho tiempo con ayudantes humanos. “En lugar de poder monitorear un sitio determinado una vez al año, o como máximo dos veces al año, puede salir con mucha más frecuencia para obtener una imagen más densa de lo que está sucediendo”, señala Hale.

En otras partes del planeta, otros científicos y ambientalistas también han estado empleando drones para recolectar basura en las playas; mapear los vertederos y calcular su capacidad restante; y vigilar las fábricas que violan las leyes al liberar desechos industriales ilegalmente al medio ambiente, por nombrar solo algunas aplicaciones.

En los próximos años, a medida que continúen desarrollándose las tecnologías de drones, los vehículos aéreos no tripulados seguramente tendrán una gama cada vez más amplia de aplicaciones para la protección del medio ambiente.

Vía: https://www.ecoportal.net/

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *