Medio ambiente

Cuando reciclar es un buen negocio

listones de plastico reciclados

La empresa argentina Rastro Verde acaba de ser premiada en Holanda por Yellow Bridge, un centro internacional de conocimiento que inspira y apoya a las pequeñas y medianas organizaciones a mejorar su rendimiento a través de la sostenibilidad.

Esta empresa parece seguir uno de los principios básicos de la química que sostiene que nada se pierde, todo se transforma, es por eso que la firma de las ingenieras Marcela García Canosa y María Fernanda Soria recolectan los desechos industriales y los transforman en muebles, bloques para la construcción, productos de madera plástica o uso asfáltico, como posibles soluciones para las propias industrias.

También trabaja con organizaciones sociales, como la Cooperativa Creando Conciencia, para la fabricación de esos productos, generando lo que se ha dado en llamar empleos verdes. Es decir aquellos vinculados a la sustentabilidad y protección del medioambiente.

Está claro que se trata de una empresa privada y por lo tanto que persigue un fin de lucro, pero lo interesante es que además de ganar dinero crean conciencia y ayudan a reducir el impacto ambiental de otras industrias.

Según explica María Fernanda, Lo que hacemos, por ejemplo con el caso del plástico, es que esto vaya a un proceso de transformación donde desde las botellas PET se logran unos listones de maderas plásticas y con ellos nosotros fabricamos muebles. Esos muebles vuelven a las empresas y estas los utilizan o veces estas donan como parte de su programa de RSE. Con esto logramos que haya una disminución de la huella de carbono, en el caso de los estos listones similares a la madera natural, también hay una disminución de la tala de árboles, algunos en extinción como el Lapacho. Y así se genera un impacto positivo muy concreto”.

Rastro Verde tiene poco más de un año de vida y ya ha logrado no sólo el reconocimiento internacional, sino que además crece día a día. Hoy no sólo trabajan con grandes empresas como AySA o La Serenísima, sino que además asesoran municipios y tienen un proyecto social con el barrio La Cava donde los propios chicos de la zona recogen las botellas que regresaron en juegos para la plaza.

Rastro Verde, un ejemplo que está bueno resaltar.

 

Por Damián Morais

Fuentes: Clarín, Que pasa Web, Yellow bridge y Rastro Verde

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *