Calentamiento global Curiosidades y rarezas El clima Energí­as alternativas Medio ambiente

Convierten el dióxido de carbono de la atmósfera ¡en piedras!

Si pudieras transformar tus problemas en algo que no pudiera hacerte daño ni a ti ni a los demás, ¿qué sería?

Estos científicos de Islandia lograron lo que para muchos parecía imposible: llevaron el gas dióxido de carbono al estado sólido. De esa manera, y en forma de rocas, volvieron posible almacenarlo en la tierra y evitar que siga generando daño en la atmósfera.

dioxido-de-carbono-en-piedra

¿Cómo lo lograron? Inyectaron dióxido de carbono con agua en rocas subterráneas de basalto y eso las convirtió en roca caliza en pocos meses, dejando atrapado el gas de manera estable, permanente y natural.

dioxido-de-carbono-en-piedr-2

«Ya no es un gas», señaló Juerg Matter, autor principal de la investigación. «El CO2 básicamente se convierte en una piedra”, agregó.

Aunque claramente ésta no resulta una solución definitiva, podría representar una respuesta a corto plazo que tenga como horizonte la reducción significativa de emisiones de dióxido de carbono a la atmósfera. Tengamos en cuenta que hace poco, en la COP21 celebrada en París, se fijó el objetivo de alcanzar un aumento máximo de la temperatura del planeta de 1.5°C.

dioxido-de-carbono-en-piedra-2

Esto, entonces, podría ayudar a que la temperatura media no se eleve demasiado y, por ende, puedan moderarse los cambios climáticos que se producen como consecuencia.

Aun así, esto no exime a los países de asumir su responsabilidad en la emisión de gases contaminantes y otros daños que provocan al ambiente en general.

Este proyecto se ha realizado en la central eléctrica de Hellisheidi, fue llamado Carbfix y publicado en la revista Science.

0014433796

A pesar de los miedos que surgen respecto a que el gas vuelva a escaparse y liberarse en la atmósfera, los científicos señalan que hasta el momento no se ha encontrado ningún escape.

«Esto significa que podemos bombear grandes cantidades de CO2 y almacenarlo de una forma muy segura en un corto período de tiempo», explica Martin Stute, coautor del estudio.

Sin embargo, a pesar de ser una buena alternativa, es muy costosa, y requiere de decisión política para llevarla adelante.

FUENTES:
 Science Mag
 BBC
 El País

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *