Calentamiento global El clima El tiempo atmosférico El tiempo en el mundo Medio ambiente

Calor extremo y fuegos queman Siberia

En 2020, las altas temperaturas y los incendios forestales en Siberia, han sorprendido a los meteorólogos. Siberia oriental es famosa por algunas de las temperaturas más frías del invierno en el hemisferio norte, pero todo ha cambiado.

Después de varios meses de tiempo muy cálido, la ciudad rusa de Verkhoyansk informó una temperatura diurna de 38 ° C el 20 de junio de 2020, probablemente un récord para la ciudad. (El máximo anterior fue de 37.3 ° C, registrado el 25 de julio de 1988). Si se verifica, esta será la lectura de temperatura más al norte por encima de los 38ºC jamás observada y la temperatura más alta registrada en el Ártico, según Capital Weather Gang.

Anomalías en la temperatura de la superficie terrestre del 19 de marzo al 20 de junio de 2020

«Este evento parece muy anómalo en los últimos cien años más o menos», dijo Gavin Schmidt, director del Instituto Goddard de Estudios Espaciales de la NASA. «Las tendencias de fondo en la temperatura en esta región son de aproximadamente 3 grados centígrados desde el siglo XIX, por lo que las probabilidades de romper récords están aumentando rápidamente».

El mapa en la parte superior de la página muestra las anomalías en la temperatura de la superficie terrestre, (land surface temperatures, LSTs), del 19 de marzo al 20 de junio de 2020. Los colores rojos representan áreas que estuvieron más cálidas que el promedio durante el mismo período de 2003-2018; los azules eran más frías que el promedio. El mapa se basa en datos del sensor MODIS del satélite Aqua de la NASA.

Tenga en cuenta que el mapa representa las temperaturas de la superficie terrestre y no las temperaturas del aire. Las LST reflejan qué tan caliente se sentiría la superficie de la Tierra al tacto y, a veces, pueden ser significativamente más calientes o más frías que las temperaturas del aire.

Valores récords

En un informe sobre las temperaturas notablemente cálidas en Siberia, los científicos europeos examinaron los datos históricos de temperatura en su reanálisis global ERA5, descubriendo que las temperaturas han sido inusualmente cálidas en la región desde enero de 2020.

Desde que comenzaron los datos de ERA5 en 1979, el equipo europeo también observó a GISTEMP, un registro de temperatura de la NASA con datos hasta 1880. No pudieron encontrar ningún otro ejemplo en ninguno de los conjuntos de datos de una ola de calor tan intensa en esta parte de Siberia que persistiera durante un período tan prolongado.

Patrón atmosférico y fuegos

El patrón atmosférico persistente de alta presión que provocó el calor extremo ha exacerbado los incendios forestales, provocando que docenas se quemen en los ecosistemas forestales y arbustivos de la región. Algunos de esos ecosistemas crecen sobre capas de turba y permafrost ricas en carbono. La imagen en color natural a continuación muestra la emisión de humo de varios incendios forestales activos en la región rusa de Sakha.

«La mayor parte del carbono terrestre de la Tierra se almacena en las latitudes superiores del hemisferio norte», explicó Amber Soja, una científica de la NASA que ha realizado investigaciones de campo en la región. Soja señaló que muchos bosques de la región están dominados por un árbol conífero, el alerce Dahurian, que deja caer sus agujas cada invierno. “Pero debido a que los inviernos son tan fríos, hay pocos descomponedores alrededor para romper las agujas. Con el tiempo, terminas con una gran cantidad de combustible enterrado que se ha acumulado durante siglos, incluso milenios, y almacena grandes cantidades de carbono en la turba y los suelos ”.

El permafrost en peligro

Las intensas olas de calor pueden descongelar la capa de permafrost y hacer que los depósitos congelados sean susceptibles a los incendios, que mueven el carbono del suelo a la atmósfera y contribuyen a las concentraciones globales de gases de efecto invernadero. “En esta parte de Siberia, los signos del cambio climático ya están aquí. No es un futuro lejano. Es ahora «, dijo. «El calor y los incendios de este año solo están agregando más evidencia a la señal del cambio climático que hemos visto en estos bosques durante años«.

Aunque todavía es temprano en la temporada de incendios, las observaciones satelitales de incendios activos por parte de la NASA y los sensores MODIS y VIIRS de la NOAA muestran que la cantidad de detecciones de incendios se encuentra entre las más altas observadas en cualquier año desde 2003. «En el Lejano Oriente ruso, ha habido aproximadamente la misma cantidad de fuego que el año pasado, otro año muy activo «, dijo el científico de la NASA y la Universidad de Columbia Robert Field. «Tanto 2020 como 2019 fueron aproximadamente el doble del promedio 2003–2020, y aproximadamente la mitad de 2011, el año más activo».

NASA Earth Observatory

Vía: Tiempo (Revista RAM)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *