Desde el espacio El tiempo en el mundo

Australia en llamas por culpa de la sequía y el calor

Incendios en el sur de Australia

Una fuerte ola de calor con temperaturas de más de 41 ºC, acompañada de una prolongada sequí­a, ha dado lugar al incendio masivo más trágico en la historia de Australia. Las ví­ctimas se cuentan por centenares y no se descarta que algunos focos de incendio hayan sido producidos intencionalmente. Las siguientes imágenes nos presentan un estremecedor testimonio de la situación que atraviesa el estado de Victoria, el más castigado por las llamas.

Hace escasos dí­as, la Oficina Meteorológica australiana informaba sobre la extraordinaria ola de calor registrada en el sureste de esa nación a fines de enero de 2009. Los meteorólogos destacaban no sólo las inusuales temperaturas sino también la extensa duración de este fenómeno: por ejemplo, en la ciudad de Kyancutta se alcanzaron los 48.2 ºC de temperatura máxima, en tanto que varias localidades vecinas batieron sus propios récords de temperatura durante varios dí­as consecutivos.

Ola de calor en Australia

El gráfico superior nos muestra las anomalí­as térmicas medidas entre el 25 de enero y el 1 de febrero. Los tonos azules señalan las temperaturas por debajo del promedio (debidos a la presencia de lluvias torrenciales en el norte del paí­s, también inusuales), en tanto que los tonos rojizos indican los valores que están por encima de las temperaturas normales para la época y el lugar. El rojo más intenso corresponde al estado de Victoria, y las autoridades de la Oficina Meteorológica ya alertaban sobre el elevado riesgo de incendio en dicha zona.

Focos de incendio en el sur de Australia - imagen satelital

Pocas horas más tarde, comenzaron los incendios. Se estima que la caí­da de algunos rayos causó la aparición del fuego en el sur australiano. La extrema sequedad de la vegetación y un viento de intensidad moderada provocó la multiplicación de los focos de incendio a gran velocidad. El sensor MODIS del satélite Aqua de la NASA registró la presencia de numerosos focos de incendio el dí­a 9 de febrero, que en la imagen satelital que vemos más arriba se distinguen por su contorno de color rojo (haciendo click sobre la imagen se pueden observar a mayor resolución). También se destaca la espesa humareda que se desplaza hacia el Norte.

Las consecuencias de los incendios resultaron tremendas, tal como lo evidencian las imágenes de la agencia de noticias Associated Press que vemos más abajo. En estos momentos, las autoridades luchan contra el fuego de manera incansable, ayudados por un leve descenso de la temperatura; desafortunadamente, varios pueblos fueron completamente consumidos por las llamas y el número de ví­ctimas fatales continúa aumentando, en lo que constituye el más trágico incendio en la historia de Australia.

Incendios en el sur de Australia

Un bosque en las afueras de Kinglake aparece completamente carbonizado, mientras que el suelo se encuentra cubierto por un espeso manto de cenizas. La fotografí­a fue tomada el 8 de febrero, el dí­a que el Primer Ministro Kevin Rudd comparó a la situación que atravesaba su paí­s como «un infierno», y también deslizó sospechas de intencionalidad como causa de algunos de los focos de incendio.

Incendios en el sur de Australia

Incendios en el sur de Australia

Incendios en el sur de Australia

Los bomberos australianos trabajan denodadamente para detener el avance del fuego con sus mangueras, autobombas y helicópteros. Poco a poco, la situación está siendo controlada y los focos de incendio son apagados uno por uno, mientras las autoridades ruegan por una mejora en las condiciones meteorológicas que los ayude en su esfuerzo por sofocar las llamas.

Incendios en el sur de Australia

Incendios en el sur de Australia

Incendios en el sur de Australia

El fuego arrasó por completo con poblaciones enteras como Kinglake, al sur de Melbourne. Las construcciones resultaron í­ntegramente destruidas y muchos no alcanzaron a evacuar el pueblo lo bastante rápido, con fatales consecuencias. Por desgracia, varios pobladores fallecieron calcinados dentro de sus vehí­culos, tratando de huir infructuosamente del acoso de las llamas.

Incendios en el sur de Australia

Incendios en el sur de Australia

El calor producido por los incendios resultó tan intenso que incluso las llantas de aleación de algunos automóviles se derritieron totalmente, convirtiéndose en una pasta metálica sobre el suelo.

36 respuestas

  1. Sobre la Wikipedia, no dije que no fuera de confianza, sólo dije que toda la información a favor del cambio climático la van a dejar simplemente porque es lo que está masivamente aceptado y se considera polí­ticamente correcto. Los moderadores no van a corregir esa información, cosa que probablemente sí­ pasarí­a si uno tratara de oponerse al cambio climático. No creo que lo borraran así­ nomás pero seguro que aclarí­an que es todo mentira, que esta financiado por petroleras, etc. etc. No recuerdo en ningún momento haber leí­do en ningún medio que recientemente hubo un enfriamiento. No interesa si ese enfriamiento se termina pronto o dura 50 años, pero nadie lo mencionó. Y sobre todo, nadie lo pronosticó. Que aparezca esa información serí­a más o menos como pedir a los diarios que hablaran de la guerrilla setentista, pero esta claro que lo polí­ticamente correcto es hablar de la dictadura y de sus crí­menes solamente, tapando el sol con la mano. Pero esto no tiene nada que ver con el clima, es sólo una comparación.
    En cuanto a los modelos, si se tiene en cuenta que el clima está constituido por los registros del tiempo a largo plazo, entonces definitivamente hay una relación entre ambos. Se mandaron a hacer pronósticos ridí­culos, por ejemplo hace poco leí­ que la temperatura media del 2009 iba a ser de 14,44ºC (según decí­a, 0,44ºC arriba de lo normal). Bastante exacto para tratarse del clima. Pronosticar no sólo las temperaturas, sino también las tormentas, sequí­as e inundaciones a 100 años me parece como mí­nimo arriesgado, y peor si se trata de imponer el miedo y generar un cambio importante en la sociedad a través de ellos. Nuevamente me vuelvo a hacer la pregunta: ¿por qué cuándo hace calor es culpa del calentamiento global y cuándo hace frí­o es sólo un hecho aislado, o se lo justifica diciendo que «el calentamiento no implica que no va a hacer frí­o»? Ya sé que me vas a contestar que es el tiempo, pero entonces no seamos hipócritas y aclaremos que las olas de calor, inundaciones, huracanes, olas de frí­o y nevadas son parte del tiempo, en lugar de utilizar las 3 primeras para la teorí­a del cambio climático, y desechar las 2 últimas. Los medios toman cualquier porquerí­a y la publican si ven que va a vender. Un tema tan mediático como el calentamiento global lo tomo con pinzas.
    Y volviendo a la página de Eduardo Ferreyra, además de esas páginas, hay como otros 40 enlaces a distintos blogs. En los artí­culos hay muchos gráficos que hablan por si solos, no hace falta que nadie los manipule. Aparte, si vas a la página del GISS y buscás los promedios mensuales, vas a ver que en muchos lugares no hay ningún calentamiento, o hay un enfriamiento leve. Los mayores calentamientos se ubican en las grandes ciudades.

  2. Lucas,

    Tu mensaje está lleno de errores, falacias, relatos anecdóticos y sobre todo una enorme confusión sobre todo lo que se refiere a geopolí­tica y su relación con la actual ciencia climática. Esto me queda muy claro vistas tus referencias a sitios como Real Rlimate, fundado por Michael Mann para defender su fraude cientí­fico del Palo de Hockey, y ahora en serios aprietos para defender su último blooper, el estudio con Eric Stieg (otro editor del sitio Real Climate!) sobre el calentamiento presunto de la Antártida de los últimos 50 años. Inventaron datos! Sacaron datos de una estación (Harry) cuyos sensores estaban tres metros debajo de la nieve donde la temperatura es cero grados mientas que la superficie era de -40ºC (bajo cero, por si no se entiende el signo negativo!). Usaron un algoritmo especialmente diseñado para “interpolar” datos y “extrapolaron” esos datos de manera totalmente errónea. Así­ les ha ido. Son hoy el hazmerreí­r de la comunidad cientí­fica.

    Te cito tu confusión:
    * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * *
    “No te parece sospechoso que quienes niegan (ser escéptico es una cosa, negar es otra) el cambio climático sean los mismos que:
    – Niegan la existencia del fumador pasivo.
    – Niegan la conexión entre VIH y SIDA o incluso la misma existencia del SIDA.
    – Niegan la conexión entre CFCs y el adelgazamiento de la ozonosfera.
    – Presentan toda la ciencia relacionado al medio ambiente como un ataque a los “valores tradicionales” y al capitalismo.
    – Promueven los alimentos genéticamente modificados y atacan a quienes realizan o estudian agricultura orgánica/sustentable.
    – Niegan parcialmente o totalmente el hecho de la evolución y promueven el creacionismo/diseño inteligente.”
    * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * *
    Haré corto este post y te contaré sobre el “humo de segunda mano”, también conocido como “Humo ambiental “ y el fumador pasivo, un GIGANTESCO MITO.

    El fumador pasivo no es negado por nadie. Lo que se ha negado y se ha demostrado de manera categórica es la relación entre el “humo de segunda mano” y el riesgo de enfermedades cardiocoronarias y cánceres de todo tipo. El más completo estudio epidemiológico jamás realizado sobre el fumador pasivo es de íngstrom & Rabat, 1988 donde queda cientí­ficamente comprobado que no es posible establecer una conexión entre el humo ambiental de tabaco y los riesgos de enfermedades del corazón y el cáncer. (Enstrom JE and Kabat GC (2003). Environmental Tobacco smoke and tobacco-related mortality in a prospective study of Californian, 1960-1998. British Medical Journal, 326, 1057-1068.)

    En el New England Journal of Medicen (la más prestigiosa revista de medicina del mundo, junto al The Lancet de Gran Bretaña) http://content.nejm.org/cgi/content/abstract/340/12/920 se publica otro estudio donde se dice:

    “Results Overall, nonsmokers exposed to environmental smoke had a relative risk of coronary heart disease of 1.25 (95 percent confidence interval, 1.17 to 1.32) as compared with nonsmokers not exposed to smoke.” Que en español significa: “Resultados General: los no fumadores expuestos al humo ambiental tuvieron un riesgo relativo de enfermedades cardiocoronarias de 1,25 (95% intervalo de confidencia, 1,17 a 1.32) comparados con no fumadores no expuestos al humo”.

    Entonces, hay que escuchar lo que dicen las autoridades cientí­ficas sobre el tema de “Riesgo Relativo” (RR), que en el estudio mencionado es de 1,25 de promedio:

    National Cancer Institute: “En la investigación epidemiológica, los riesgos relativos MENORES que 2.0 son considerados pequeños y usualmente difí­ciles de interpretar. Tales aumentos pueden deberse al AZAR, sesgos estadí­sticos, o efectos de factores de confusión que algunas veces no son evidentes.”

    El gran experto en epidemiologí­a Sir Richard Doll: “Cuando se trata de riesgos relativos entre 1.0 y 2.0 (RR2 … los problemas de interpretación se pueden hacer agudos, y puede ser extremadamente difí­cil de desentrañar las diversas contribuciones de información sesgada, de dos o más factores de confusión, y causa y efecto.” Las Causas del Cáncer, por Richard Doll, F.R.S. y Richard Peto, Oxford-New York, Oxford University Press, 1981, página 1219.

    OMS/IARC: “Los riesgos relativos menores que 2.0 pueden muy bien reflejar algún sesgo no percibido o factor de confusión; aquellos por encima de 5.0 pueden hacerlo. “Breslow y Day, 1980, “Métodos estadí­sticos en la investigación del cáncer,” Vol. 1, “El análisis de estudios de casos y controles,” Publicado por la Organización Mundial de la Salud, Agencia Internacional de Investigación sobre el Cáncer (IARC), Science, Pub. No. 32, Lyon.

    Administración de Alimentos y Drogas (FDA) de EEUU: “Mi regla básica es si el riesgo relativo no es por lo menos de 3.0 o 4.0, hay que olvidarse de ello.” Robert Temple, director de evaluación de drogas en la Food and Drug Administration.

    Food and Drug Administration (FDA): “Los riesgos relativos de 2.0 tienen un historial de poca fiabilidad.” Robert Temple, MD FDA Journal of the American Medical Association (JAMA) Cartas, Septiembre 8, 1999.

    Fijarse en las tablas que siguen, ( http://www.mitosyfraudes.org/Humo/Pasivo-2.html ) mostrando todos los estudios que existen sobre la acción del humos ambiental de tabaco (HAT) sobre los fumadores pasivos, deberá fijarse en los estudios incluidos dentro de un recuadro VERDE, que son los únicos estudios que muestran un aumento significativo del riesgo por exposición al HAT. No se preocupe, son pocos, de manera que la investigación será rápida. Sólo se pide que se fije en el RR o “riesgo relativo” determinado y luego en “intervalo de confidencia” que está a la derecha del RR. Podrá ver que la mayorí­a de los estudios están encuadrados en rectángulos de color amarillo pálido, indicando que sus resultados no son considerados «significativos», es decir, no sirven en absoluto para apoyar alguna relación entre el HAT (Humo ambiental de tabaco) y algún riesgo para los fumadores de «segunda mano». Sin embargo, podrá ver que entre estos estudios inútiles hay algún RR elevado, p. ej., el estudio de Humble et al, de 1989 da un RR=4,52 y el de Rapiti et al, 1999, tiene un RR=3.99, lo que parecerí­a indicar que alguna relación podrí­a haber entre el HAT y el cáncer. Sin embargo, se consideran NADA SIGNIFICATIVOS porque su intervalo de confidencia incluye al número 1.0, (0,76-1.35 para Rapiti et al, y 0.36-36.6 para Humble et al.). Aunque Humble muestra un RR máximo elevadí­smo (36.6) también incluye un RR mí­nimo de 0,35, indicando que el HAT tiene UN EFECTO PROTECTOR contra el cáncer. Un estudio que pretende demostrar que el HAT daña y protege a la gente -al mismo tiempo- es considerado basura cientí­fica. Algo en el que se ha derrochado dinero de investigación de manera inútil.

    Como ves, las referencias a los estudios son de revistas cientí­ficas de primerí­sima lí­nea, y son estudios no financiados por la industria del tabaco sino por agencias del gobierno. Lucas, ¿cuál es tu refutación?

  3. bueno si la verdad que fue una catastrofe sobre todo por el viento, el viento fue lo que mas se complico, yo vivo en melbourne al sur cerca de frankstone y realmente el incendio se nos venia encima, por suerte se paro antes, pero se cobro 300 victimas segun algunas radios, realmente espantoso, ojala que los humanos tomemos conciencia de que la naturaleza a la larga nos cobra todo lo que le hacemos a diario.

  4. Eduardo Ferreyra es un personaje que a pesar de sus años no pudo resolver sus contradicciones,creo que es un conservador que desea aparecer como revolucionario.Es una pena que todo su discurso esté impregnado de su fundamentalismo político, ya que genera dudas en las personas que lo leen y resta credibilidad a sus (muchísimas veces acertadas)conceptualizaciones sobre el cambio climático.
    Como demostración de lo que pienso, fíjense en el siguiente link:
    http://funareco.blogspot.com/2006/10/distribuyamos-la-riqueza-es-decir-el.html
    Todos sus relatos tienen un tinte político y de rechazo a los que no piensan como él, le tiene fobia a todo lo que sea «popular», propio de la «teoría de los dones» usada (entre otras instituciones) por las religiones y la estructura militar.
    Demoniza al Estado en relación al sector privado, lo demuestra de esta manera:
    “Hasta el presente el Estado carece de medios para hacer desaparecer la escasez, pues el Estado no es creador de riqueza sino que, por el contrario, se alimenta exclusivamente de lo que produce el sector privado.”
    http://funareco.blogspot.com/search?updated-min=2009-01-01T00%3A00%3A00-02%3A00&updated-max=2010-01-01T00%3A00%3A00-03%3A00&max-results=2
    Así nos fue con las políticas ultraliberales que adhirieron a las privatizaciones y a un Estado mínimo.
    A pesar de todo, coincido con Eduardo en que el calentamiento global no es causado por el hombre.

  5. Mila, es notable la seguridad con que se atreve a realizar un diagnóstico de mi personalidad afirmando que no he podido «resolver mis contradicciones». Luego baja su grado de seguridad diciendo: «Creo que es unconservador…» ¿Qué hay de malo ser conservador? ¿Acaso el «conservacionismo» de los ecologistas no se basa en el mismo principio: «conservar lo que es bueno y que ha demostrado que funciona bien.» No veo el defecto en el argumento.

    Pero, ¿qué hay de sus contradicciones? Dice usted: «Todos sus relatos tienen un tinte político y de rechazo a los que no piensan como él, le tiene fobia a todo lo que sea “popular”, propio de la “teoría de los dones” usada (entre otras instituciones) por las religiones y la estructura militar.»

    ¿No es el mismo rechazo que demuestra usted por quien no piensa como usted o sus amigos? ¿No está ignorando a la viga en su propio ojo? ¿Que comentario sobre un aspecto político de la ciencia no tiene «tinte político»? Se está hablando sobre la «politización de la ciencia» y se quiere que no haya «tintes políticos» en los argumentos usados para combatir a la politización de la ciencia.
    .
    Su argumento para exponer al ridiculo a mi posición es el conocido método de la «Falacia del Hombre de Paja», donde se distorsiona, exagera, o se falsea la posición del antagonista para luego demoler al «hombre de paja» y con ello la imagen del antagonista.
    .
    El hombre de paja es el muñeco usado en los ejércitos para practicar la esgrima de bayoneta, donde se aprende a herir al enemigo, usando un muñeco que simboliza al enemigo pero que es incapaz de responder o devolver los ataques. En los debates, el uso del Hombre de Paja (Strawman) siempre resulta ser un tiro por la culata. Se hace evidente por sí mismo -por lo menos ante quienes tienen un uso adecuado de la lógica.
    .
    Por último, no coincide usted usted conmigo con el tema del fraude del calentamiento, sino con lo que la ciencia y las observaciones están demostrando todos los días. Yo soy apenas un portavoz más de lo que científicos honrados dicen sobre el tema. Y la política nada tiene que ver con el clima, –es decir, no TENDRÍA que ver con la ciencia pero la realidad es innegable. Una cosa es «la manera en que nos gustaría que fuesen las cosas» y otra muy distinta «las cosas como realmente son.»

  6. Eduardo, seguí un razonamiento lógico al analizar su postura política (premisa)desde SUS propios escritos, de ninguna manera generé una situación ficticia para para «demoler al oponente», no estoy atacando los flecos del espantapájaros, sino la esencia conservadora de sus artículos con las demostraciones pertinentes.

    Al responder mi mensaje no considera la premisa aunque aparenta hacerlo, por ende su razonamiento es lógicamente incorrecto y psicológicamente persuasivo, propio de una falacia.

    Por suerte existen teorías sociológicas relevantes para comprender la realidad y los discursos, más allá de los sofismas.

    Hasta aquí respondí lo concerniente a su ideología política considerando que «conservar» las políticas neoliberales (con privatizaciones, estado mínimo, etc.)es terrible para nuestro país en desarrollo. Ahora bien, es distinto hablar del «conservacionismo» de los ecologistas, conservar lo bueno es genial luchando con los «verdaderos enemigos» que impiden la industrialización y el avance de la ciencia, para no caer en las creencias «evangelizadoras» por ej. de Greenpeace.

Responder a Mila Cancelar la respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *