El clima El tiempo atmosférico Fenómenos naturales Tormenta

Adaptar las alcantarillas ante el cambio climático es muy importante

Las alcantarillas han sido fundamentales para proteger la salud pública durante siglos; incluso ahora, durante la pandemia de COVID. Y también son una pieza clave para mitigar los efectos del cambio climático en las ciudades.

No, las alcantarillas no son lo que nos viene a la mente cuando se piensa en el cambio climático, y una nueva encuesta sobre cuestiones climáticas lo deja muy claro. El Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) y la Universidad de Oxford se unieron para preguntarle a 1,2 millones de personas de 50 países cuáles son sus prioridades en materia de política climática, y las alcantarillas no encabezaron la lista.

La gente eligió la conservación de los bosques y la tierra, las energías renovables y la agricultura respetuosa con el clima como las tres opciones principales. Pero también eligieron “invertir más en negocios y empleos ecológicos” a continuación, y esa es un área donde la infraestructura de agua y desechos debería recibir la mejor facturación.

Nacesitamos adaptar todos los sistemas

El número más reciente de Climate Risk Management explica por qué con los conocimientos de un equipo de investigación de Nueva Zelanda, el aumento del nivel del mar, los episodios más frecuentes de lluvias extremas, las tormentas más intensas y los patrones cambiantes del viento y las olas son factores estresantes que pueden llevar estos sistemas más allá de sus capacidades de diseño originales, y esos diseños pueden tener un siglo o más. Mucho más.

“La adaptación al cambio climático se reconoce cada vez más como importante para gestionar el rendimiento y la ubicación de los sistemas de aguas residuales, lo que significa que comprender la ciencia y el conocimiento local es clave para las estrategias de adaptación”, señalan los autores del artículo.

Cuando estos sistemas fallan ante la presión climática, el daño no se limita a los componentes mecánicos. Las alcantarillas han sido fundamentales para proteger la salud pública durante siglos; incluso ahora, durante la pandemia de COVID, las ciudades desde París hasta Nueva York están monitoreando sus aguas residuales en busca de datos sobre la infección por COVID en sus poblaciones. Y solo hay que mirar las comunidades de todo el mundo donde millones de personas aún viven sin ellos para ver las consecuencias para la salud pública.

Proteger la red hídrica

Los sistemas de aguas residuales juegan un papel en la preservación de los recursos hídricos seguros, en el desarrollo económico general y en una variedad de otras prioridades. Por lo tanto, es posible que la mayoría de la gente no lo piense mucho, pero los planificadores sí, y el Reino Unido, con unos 240.631 kilómetros de ríos frecuentemente contaminados, es la última nación en implementar un plan basado en datos para proteger la infraestructura hídrica de las crecientes amenazas.

El Reino Unido anunció la semana pasada que sus autoridades del agua invertirán £ 1.1 mil millones (US$ 1.5 mil millones) durante los próximos cinco años para abordar los desafíos que el cambio climático ya ha creado, especialmente el daño de los desbordes de tormentas que combinan aguas residuales y escorrentías de tormentas en sistemas sobrecargados. Cerca de 800 proyectos de mejora en el Reino Unido están planificados hasta 2025.

“Los desbordamientos de tormentas se diseñaron para usarse durante condiciones climáticas extremas para evitar que las alcantarillas se sobrecarguen con una combinación de aguas residuales y agua de lluvia, liberando aguas residuales diluidas en los ríos en lugar de dejar que regresen a los hogares de las personas”, explica el gobierno del Reino Unido. “Sin embargo, el cambio climático ha provocado un aumento de las lluvias y la infraestructura del agua no ha seguido el ritmo del crecimiento del desarrollo durante décadas”.

Alcantarillas y calidad del agua

Christine McGourty, directora de Water UK, dijo que la experiencia del país con las inundaciones y los daños provocados por la tormenta Christoph en enero ilustra el problema. McGourty y otros socios de Storm Overflows Taskforce del Reino Unido dijeron que el gobierno exigirá a sus empresas de agua que produzcan planes de gestión de drenaje y alcantarillado para ayudar a proteger los activos de infraestructura, así como el medio ambiente.

“Me ha sorprendido descubrir la extensión de las aguas residuales que se derraman habitualmente en nuestros ríos”, dijo el parlamentario Philip Dunne, quien presentó una legislación sobre alcantarillado el año pasado y ha defendido la causa.

“La mala calidad del agua tiene un impacto muy dañino sobre las especies acuáticas que dependen de ríos limpios y pone en riesgo el disfrute saludable de nuestros ríos por parte del público. Me complace mucho que este gobierno haya reconocido que esto tiene que cambiar”.

Vía: Ecoportal

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *