Astronomía Ciencia Curiosidades y rarezas Desde el espacio

WASP-104b: un planeta más negro que el carbón

A 466 años luz de distancia de la Tierra se encuentra un Júpiter caliente color carbón; uno de los mundos más oscuros que se conocen. Este planeta gaseoso y gigante, del tamaño de nuestro Júpiter, orbita alrededor de su estrella una vez cada 1,75 días. Al estar tan cerca de su sol, la intensa radiación emitida ha fulminado por completo toda su atmósfera y nubes, creando una superficie ardiente ( más de 1.200 ºC) y llena de bruma que envuelve este oscuro planeta.

Los Júpiter calientes -como este- son planetas bastante extraños. Son gigantes gaseosos con masas similares a la de nuestro Júpiter, pero están extremadamente cerca de sus estrellas, generalmente en órbita en un período de menos de 10 días. Debido a esta proximidad, estos planetas también son extremadamente calientes. No son una rareza, pero sí tienen un conjunto de características que los hacen enigmáticos.

Una de ellas es que los Júpiter calientes son relativamente oscuros. La mayoría de ellos refleja aproximadamente el 40% de la luz estelar que les llega. Sin embargo, unos pocos, como WASP-12b descubierto el año pasado, van más allá. WASP-12b absorbía al menos el 94% de la luz. Pues WASP-104b es aún más oscuro. Según investigadores de la Universidad de Keele (Reino Unido) absorbe del 97 al 99% de la luz.

La razón de esta oscuridad probablemente tiene que ver con la proximidad del planeta a su estrella, una enana amarilla a unos 466 años luz de nosotros, en la constelación de Leo.

Al igual que la mayoría de los Júpiter calientes, WASP-104b está bloqueado por las mareas, lo que significa que un lado del mundo siempre se enfrenta a su estrella anfitriona. Esto implica que el planeta tiene un lado diurno permanente y está tan cerca de la estrella, a una distancia de alrededor de 4.3 millones de kilómetros que apenas tarda 1,75 días completar una órbita completa.

Al estar tan caliente, imposibilita que las nubes se formen. También hace demasiado calor para el hielo, el tipo de superficie que hace que la luna Encélado sea tan brillante. A cambio, WASP-104b tiene una atmósfera espesa y nebulosa, que probablemente contiene sodio atómico y potasio, que absorben la luz en el espectro visible, lo que hace que el planeta sea muy muy oscuro en el lado diurno.

En el lado nocturno, lejos de la luz de su sol, se pueden formar nubes, pero ese lado nunca ve la luz del día, por lo que no hay luz cerca para que se refleje.

Aunque son más oscuros de lo normal, los Júpiter calientes no son más difíciles de detectar que los planetas normales. Para detectarlos, se observa un oscurecimiento regular y periódico de los niveles de luz normales de la estrella anfitriona a medida que el planeta se mueve delante de ellos. Esto se llama método de tránsito, y así es como trabaja Kepler, el cazador de planetas de la NASA. Un método que resulta bastante efectivo.

 

Vía: .muyinteresante.es/ciencia

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *