Curiosidades y rarezas Fenómenos naturales Foto meteorológica del día Fotografías

«Vórtices de fuego»

Tornados de fuegos

Hablar de tornados es sinónimo de destrucción y del más rápido y violento viento sobre el Planeta. Los hemos visto formando potentes remolinos de aire sobre tierra y en el agua (trombas marinas), pero existen también otros fenómenos similares, no tan destructivos pero con características similares, como los remolinos de polvo y los tornados de fuego, mucho más peligrosos, espectaculares y difíciles de apagar.
Tornados de fuego

Estos se forman a partir de incendios forestales. La masa de aire que está en contacto con el fuego se calienta, se vuelve más ligera y asciende, succionando a la vez aire más fresco de su alrededor que va llenando el espacio que deja el aire al subir.

Corrientes convectivas

Estas corrientes convectivas de aire que van llegando no solo irán elevando el remolino sino que también lo irán comprimiendo y haciendo que sea más enérgico. Si vemos alguno hay que alejarse rápidamente, no solo por el viento que genera sino por el calor que transmite.

Tornado de fuego

Pueden llegar a tener entre 10 y 50 metros de alto, una velocidad de giro de unos 35 km/h y no suelen durar mucho tiempo. No obstante, se han llegado a ver tornados de fuego impresionantes de hasta 1 kilómetro de alto, con vientos de hasta 160km/h y durar más de media hora haciendo que la temperatura en sus alrededores ascienda hasta los 400 grados. Cuando esto sucede reciben el nombre de tormentas de fuego. En 1923, durante la gran catástrofe del terremoto de Kanto (Japón), se formó una de estas tormentas del tamaño de una ciudad, produciendo un gigantesco tornado de fuego que mató a 38.000 personas en apenas quince minutos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *