Medio ambiente Polución ambiental Vida animal

Un ave alimenta a su cría con una colilla de cigarrillo

Si fumas, por favor, no dejes las colillas», fue el título que escogió la fotógrafa para difundir en Facebook el retrato de un pájaro alimentando a su cría con una colilla de cigarrillo.

Tal como dice el refrán, hay imágenes que valen más que mil palabras. Por el impacto que nos generan, tienen la capacidad de emocionarnos, alarmarnos, informarnos o incluso convertirse en testimonio de problemas que están entre nosotros, pero a los que no siempre prestamos atención.

Este es el caso de una imagen que tomó la fotógrafa de vida silvestre Karen Mason en una playa de Florida, en Estados Unidos. Aunque se esperaría que alguien de su profesión compartiera imágenes de animales en su hábitat más orgánico, su retrato de un pájaro alimentando a su cría con una colilla de cigarrillo se ha viralizado como una señal de alerta que nos recuerda una vez más que la naturaleza está en peligro.

«Si fumas, por favor, no dejes las colillas», fue el título que escogió Mason para difundir en Facebook la imagen, que rápidamente fue compartida en todo el mundo.

La realidad detrás de la foto

El tabaco no sólo afecta la salud de las personas que lo consumen activa o pasivamente; también perjudica al ambiente.

Según Greenpeace, 4.5 mil millones de colillas se reparten cada año por todo el mundo, afectando el ciclo natural de los ecosistemas, especialmente los de las zonas costeras.

Según un informe de la fundación Libera, de los 6 billones de cigarrillos que se consumen en el mundo cada año, el 75% termina en espacios públicos. La ONG Ocean Conservancy confirmó en 2017 esta tendencia indicando en un informe que más del 10% de los desperdicios que recogen son colillas de cigarrillo.

Sus consecuencias en el ambiente pueden extenderse de siete a 12 años, si bien algunos especialistas indican que podrían llegar a los 25. Además de contener mezclas de cadmio, arsénico, alquitrán o tolueno, cada colilla tiene el potencial de poder contaminar unos 50 litros de agua dulce.

La Real Sociedad para la Protección de las Aves y la Vida Salvaje del Reino Unido describió a la imagen como «desgarradora».

Vía: Labioguia

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *