Derecho ambiental Medio ambiente Vida animal

Tiburones más pequeños y menos abundantes por la actividad humana

Un estudio ha descubierto que la presencia de los tiburones ha disminuido en zonas cercanas a poblaciones humanas y en lugares de explotación pesquera a escala industrial. Solo en el 12% de 1.040 lugares analizados se ha observado presencia de estos seres.

Las películas nos han enseñado que si te metes en el mar puedes correr el riesgo de que un gigantesco tiburón pueda atacarte o incluso servir como su alimento. Pero son solo eso: películas. La realidad es mucho más distante. Según un estudio publicado en la revista PLOS Biology, los tiburones son mucho más raros y con un tamaño menor en hábitats cercanos a grandes poblaciones humanas y zonas de explotación pesquera a escala industrial.

El autor principal, el doctor Tom Letessier, del Instituto de Zoología del Zoological Society of London(ZSL), ha señalado que “La actividad humana es ahora la mayor influencia en la distribución de los tiburones, superando a todos los demás factores ecológicos”.

Solo el 13% de los océanos del mundo puede considerarse salvaje, pero los tiburones y otros depredadores son significativamente más comunes a distancias superiores a 1.250 kilómetros de las personas”, ha continuado.

La actividad humana es ahora la mayor influencia en la distribución de los tiburones, superando a todos los demás factores ecológicosDe acuerdo con la investigación, la distancia mínima a la que se ha podido medir el impacto de las actividades fue de 1.250 kilómetros de la costa. Una cifra que va mucho más allá de lo que han sugerido estudios anteriores y probablemente refleja el aumento de las distancias que ahora pueden recorrer los barcos de pesca. Como resultado, los tiburones solo se han observado en el 12% de los lugares analizados.

Curiosamente, los investigadores también han descubierto que la temperatura de la superficie del mar ha tenido una fuerte influencia en el tamaño corporal promedio de los depredadores, con una marcada disminución a más de 28°C.

Si bien esto es coherente con los patrones biogeográficos normales, por ejemplo, se sabe que muchas especies más pequeñas viven en aguas tropicales, podría convertirse en un problema a medida que las temperaturas globales continúan aumentando.

“Los grandes depredadores marinos generalmente no pueden prosperar cerca de las personas y es otro claro ejemplo del impacto de la sobreexplotación humana en nuestros mares”, ha destacado el autor principal.

Para recopilar sus datos, el equipo analizó imágenes de vídeo tomadas en 1.041 puntos de losocéanos Índico y Pacífico, seleccionados para probar el mayor rango posible de condiciones y hábitats. Los sitios variaron en proximidad a los mercados de pescado y las poblaciones humanas, con algunos cerca de las ciudades y otros a una distancia de hasta 1.500 kilómetros.

Los tiburones, y otros depredadores que nadan en libertad se estudiaron con cámaras conectadas a botes llenos de cebo. En total, el equipo registró 23.200 animales que representan 109 especies. Estos incluyeron 841 tiburones individuales de 19 especies diferentes.

La sobrepesca, otra amenaza para los tiburones

No solo los tiburones cercanos a la costa están viviendo esta situación delicada. Los tiburones pelágicos, que son aquellos que nadan por mar abierto, también están bajo una amenaza significante: la sobrepesca.

Un estudio publicado por la revista Nature ha indicado que las áreas donde viven este tipo de tiburones coinciden con zonas con una alta actividad pesquera que, además, está focalizada en la captura de este tipo de animales.

Algunos de los puntos calientes de tiburones que estudiamos podrían no estar allí en tan solo unos años si no se toman medidas de gestiónLos investigadores que han participado siguieron los movimientos de cerca de 2.000 tiburones mediante rastreadores por satélite y los combinaron con los datos de desplazamiento de los buques de pesca de palangre, el tipo de pesca que captura la mayoría de estos animales, que obtuvieron a través de un sistema de seguridad y anticolisión.

Con los datos, los expertos han destacado que el impacto de la pesca está dejando a los tiburones en una situación delicada, ya que apenas poseen zonas de refugio para evitar esta actividad industrial. Según la investigación, una media del 24% del espacio que ocupan los tiburones pelágicos coincide con las zonas de pesca industrial.

David Sims, investigador de la Asociación Biológica Marina de Reino Unido y autor principal del estudio, ha comentado que, debido a estos datos, existe una necesidad urgente de adoptar medidas de conservación y gestión de los puntos en los que se concentran los tiburones pelágicos para comenzar a reconstituir las poblaciones.

DCIM100MEDIA

Vía: elagoradiario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *