Medio ambiente Polución ambiental

¿Qué significa biodegradable?

Un producto es biodegradable cuando puede ser descompuesto por organismos biológicos ( bacterias , hongos , algas …) en un entorno favorable (condiciones de temperatura, humedad, luz , oxígeno , etc.).

Que es biodegradable

Esta biodegradación da como resultado la simplificación química y bioquímica de las moléculas del producto, así como la mineralización de su carbono en forma de CO 2 .

 En un sentido más genérico podemos decir que todas las cosas en este mundo tienen su tiempo contado, aunque les lleva más o menos tiempo degradarse de una u otra forma. Así, un modo o manera de descomposición es la biodegradación, que es cuando algo es deshecho por organismos vivos (principalmente bacterias).

La facultad de algunos materiales de reintegrarse a la tierra por acción del medio ambiente es lo que se llama entonces biodegradabilidad. Además, el termino está relacionado con la ecología, el manejo de desperdicios, y más que nada cuando se habla de plásticos, ya que estos tardan cientos de años en ser descompuestos.

 Por otro lado, la fracción de un producto que puede biodegradarse y la duración del proceso de descomposición determina su grado de biodegradabilidad. Por lo tanto, un paquete de papel que se degrada en unas pocas semanas es más biodegradable que un paquete mixto de plástico y papel, incluso si este plástico es biodegradable.

restos-comida

Proceso de biodegrabilidad

El fenómeno de la biodegradación es parte del ciclo natural de la vida en la Tierra , centrado en el carbono. Gracias a la actividad de fotosíntesis de las plantas y algas, y la energía inagotable del sol, el dióxido de carbono se elimina de la atmósfera para sintetizar azúcares y otras sustancias utilizadas por las plantas para crecer y desarrollarse. A través de la cadena alimentaria, el flujo de materia y energía pasa de las plantas a los herbívoros y de éstos a los carnívoros. En la muerte de organismos y organismos animales, los microorganismos, presentes en todo el entorno, se alimentan de material orgánico a través de procesos de biodegradación y liberan agua y dióxido de carbono a la atmósfera, cerrando así el ciclo.

Proceso biodegradable

Al imitar y mejorar estos procesos naturales, los desechos orgánicos de las actividades humanas también pueden eliminarse por biodegradación .

Para que esta operación sea eficaz, sin embargo, es necesario identificar el entorno ideal en el que el fenómeno se puede maximizar y es necesario definir una duración del tiempo de proceso que es “industrializado” y compatible con las tasas de producción de residuos orgánicos propios.

De hecho, cada residuo orgánico tiene sus propios tiempos de biodegradación, la paja y la madera tomarán más tiempo que el almidón y la celulosa. Asimismo, en ambientes fríos y secos, los procesos de biodegradación serán más lentos que en ambientes cálidos y húmedos.

Esto significa que la biodegradación está fuertemente influenciada por la naturaleza química de la sustancia o material que se pretende biodegradar y el ambiente de biodegradación . Los entornos en los que la biodegradación tiene lugar a un ritmo constante y pueden gestionarse industrialmente son los de compostaje y digestión anaeróbica.

En estos sistemas, por lo tanto, es posible procesar desechos sólidos orgánicos, incluidos artículos manufacturados (por ejemplo de plástico biodegradable) que tienen una tasa de biodegradación compatible con dichos tratamientos. En el caso del compostaje, se obtendrá compost maduro (que es un fertilizante) y, en el caso de la digestión anaeróbica(seguida de la estabilización en el compostaje), se obtendrá biogás (y, por lo tanto, energía) y compost.

 

 Otro entorno biológicamente activo es el suelo: algunos materiales pueden biodegradarse completamente en el suelo, y esta propiedad puede explotarse en aplicaciones específicas, como el mulching o acolchamiento.

 

Por otro lado, en el proceso de la biodegrabilidad el material orgánico puede ser degradado de forma aeróbica, con oxígeno (al aire libre), o de forma anaeróbica, sin oxígeno (algo enterrado).

Como ya hemos señalado, biodegradabilidad de los materiales dependen de su estructura física y química, algunos como el vidrio no pueden ser biodegradados. Aunque se suele decir que un material no es biodegradable cuando el tiempo necesario para que los organismos lo descompongan es extremadamente largo, o supera la capacidad de los organismos para procesarlo, como pasa con el plástico y el aluminio de las latas. Hoy en día muchas cosas se fabrican con agentes biodegradables, como pasa con los detergentes, pero todavía están los plásticos y diversas sustancias como los insecticidas.

Ejemplos de cuanto tardan en pudrirse los alimentos

Veamos algunos ejemplos de cuánto tardan en pudrirse los materiales:

    • Cáscara de banana: 2 a 10 días
    • Pañuelos de algodón: 1 a 5 meses
    • Papel: 2 a 5 meses
    • Cáscara de naranja: 6 meses
    • Cuerda o soga: 3 a 14 meses
    • Calcetines de Lana: 1 a 5 años
    • Envases/cartones de leche Tetra Paks (con algo de plástico): 5 años
    • Filtros de cigarrillos: 1 a 12 años
    • Zapatos de cuero: 25 a 40 años
    • Nailon: 30 a 40 años
    • Vasos de aislante térmico de poliestireno “Styrofoam”: 1 a 100 cien años
    • Anillos plásticos de paquetes de latas de aluminio de seis “6-pack”: 450 años

Incluso hay residuos que pueden tardar mucho más tiempo en desaparecer, como por ejemplo las pilas que pueden tardar cientos de años.

Visto esto, piensa antes de lanzar algo suelo, la próxima vez que lo hagas. Un solo papel puede tardar varios días en  deshacerse, y los filtros del cigarrillo, años. Piensa en la gente que los arroja en los parques naturales, o en las playas, allí se quedan por años y años.

GEDSC DIGITAL CAMERA

Las ventajas y desventajas de los materiales biodegradables

Los materiales biodegradables pueden servir para minimizar la contaminación de contaminantes, aunque tienen más ventajas y como no, podemos señalar algunas desventajas. 

biodegradable

Se consumen rápidamente

En primer lugar, los materiales biodegradables, por definición, pueden ser consumidos rápidamente por la propia naturaleza y los microorganismos que la pueblan. Esto quiere decir que los materiales biodegradables tardan muy poco tiempo en desaparecer, evitando la contaminación y la acumulación de basura en tierras, ríos, o vertederos.

Al desaparecer de forma mucho más rápida, su impacto sobre los ecosistemas es mucho menor. Ya sabemos el daño que supone para los ecosistemas la acumulación de basuras, en especial los residuos más tóxicos y peligrosos que, además tarden incluso cientos de años en desaparecer, tiempo durante el cual nunca dejan de contaminar. De esta manera, con la apuesta por lo biodegradable se respetarían mucho más los ecosistemas y no afectaría negativamente a la biodiversidad.

Reducen  emisiones de carbono

Una de las ventajas relacionadas con el uso de materiales biodegradables es la emisión mínima de carbono en el aire durante el proceso de fabricación de bioplásticos por ejemplo. A diferencia de la fabricación normal de plásticos que crean cuatro toneladas de emisiones, los bioplásticos solo emiten aproximadamente 8 toneladas de carbono que se suman al efecto invernadero y al calentamiento global.

Consumen menos energía

El proceso de maniupular y fabricar materiales biodegradables requiere menos energía y no necesita combustibles fósiles para reciclarse. Por el contrario, los plásticos tradicionales demandan más energía en la producción y al mismo tiempo requieren la quema de combustibles fósiles. Como se necesita menos energía, se pueden producir más materiales biodegradables mientras hay menos contaminación en el medio ambiente.

 

 

materiales biodegradables

Menos área de relleno necesaria

Los plásticos que no son biodegradables se llevan a vertederos para desecharlos. En consecuencia, el área de terreno que podría haberse utilizado para aplicaciones agrícolas, de residencia o industriales se convierte en vertederos. Si se utilizan materiales biodegadables, no hay necesidad de agregar más vertederos, ya que estos plásticos pueden ser absorbidos por el suelo y convertidos en compost o humus.

Reciclables

Además de tomar menos tiempo para descomponerse cuando se descartan, los materiales biodegradables también pueden reciclarse y no son tóxicos, ya que no contienen químicos ni toxinas en comparación con otros tipos de plásticos que pueden emitir sustancias químicas dañinas, especialmente si se queman.

 

 

Vía: elblogverde

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *