Ciencia Fenómenos naturales Medio ambiente Polución ambiental

Pronosticando incendios

Cuando miramos a la Tierra desde arriba, los incendios aparecen en  paisaje espacial. Los incendios de la vegetación pueden parecer todos similares, pero las causas, naturales o artificiales, pueden ser bastante diferentes.

Algunos son iniciados por un rayo, otros por personas que limpian la tierra para cultivar, y aún más por accidente. La intensidad y la duración de los incendios están influenciadas por el tipo de vegetación, la sequedad del paisaje y el tiempo y la velocidad del viento en capas bajas.

Los investigadores de la NASA crearon recientemente un modelo que analiza diversos factores meteorológicos que conducen a la formación y propagación de incendios.

La Base de Datos de Tiempo de Incendios Globales/  Global Fire Weather Database (GFWED) tiene en cuenta los vientos, las temperaturas y la humedad locales, al tiempo que es el primer modelo de predicción de incendios que incluye mediciones de precipitación basadas en satélites. Predecir la intensidad de los incendios es importante porque el humo puede afectar la calidad del aire y aumentar la cantidad de gases de efecto invernadero en la atmósfera.

https://i0.wp.com/eoimages.gsfc.nasa.gov/images/imagerecords/92000/92367/global_fwi_2015-2017.gif?w=710&ssl=1

1 de enero de 2015 – 31 de diciembre de 2017

La animación anterior muestra el peligro de incendio calculado por GFWED en todo el mundo desde 2015 hasta 2017. El modelo compila y analiza varios conjuntos de datos y produce una calificación que indica qué tan probable e intenso podría ser el incendio en un área en particular. Es el mismo tipo de calificación que muchas agencias de lucha contra incendios usan en sus operaciones diarias.

Los datos históricos están disponibles para comprender las condiciones climáticas bajo las cuales se han producido incendios en el pasado, y hay datos casi en tiempo real disponibles para medir el peligro actual de incendios.

“En lugar de ver los componentes atmosféricos individuales, observamos su efecto integral”, dijo Robert Field, creador de GFWED y científico del clima en el Instituto Goddard de Estudios Espaciales de la NASA. “No es solo un factor el que provoca que un incendio comience o se propague”. Por ejemplo, si una región no ha recibido precipitación normal durante semanas o meses, la vegetación podría estar más seca y ser más propensa a incendiarse. Entonces, si hace viento, un incendio podría extenderse más rápidamente. (Vía: TIEMPO -REVISTA RAM)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *